María Jiménez dice que ha "resucitado" pero habla de alguien que tiene claro que "está en el infierno"

María Jiménez

María Jiménez reapareció para hablar del delicado momento de salud que ha pasado pero también repasó algunos capítulos de su vida. 

Sorprendentemente recuperada María Jiménez se sentaba el domingo en Sábado Deluxe dos meses después de haber recibido el alta tras pasar casi dos ingresada en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde llegó, según reconoce, "muerta".

 

Tras preocupar a todo el país y que se llegase a temer por su vida, la cantante desvela: "Llegué muerta al hospital y he resucitado, y aquí estoy", sin perder la fuerza ni el sentido del humor aunque ha confesado que sigue en rehabilitación porque "aun tengo cosquilleo en una pierna".

 

Sin poder evitar emocionarse, María también ha confesado que "no sabía que se me quería tanto", y ha declarado que la enfermedad "ha servido para reencontrarme con amigos del pasado", aunque no puede evitar sentirse culpable por lo mal que lo han pasado los suyos, en especial su Alejandro" "Yo no lo he pasado mal, lo peor que llevo es lo que ha sufrido mi hijo, mi hermana...", desvelando que se los encontró llorando cuando despertó en la UCI.

 

Además, María ha querido agradecer el trato tanto del personal del hospital de Sevilla como el de Cádiz y sentencia tajante: "Gracias a ellos estoy aquí".

 

"ESTÁ EN EL INFIERNO"

 

La conversación con María Jiménez en 'Sábado Deluxe' derivó hasta Pepe Sancho. “Él llegaba a casa echando bronca, a provocarme para que lo echara y hacer su segunda vida. Yo estaba encantada de que se fuera”, continuó la artista. “Se ha aprovechado de mí las 24 horas”, añadió, para luego explicar que casi la arruinó económicamente.

 

Señala que todo fue a peor cuando volvió al escenario. "Cuando yo volví a casa con otro look, con el pelo corto, ese hombre pegó un respingo que lo tengo grabado. Será posible lo que es la envidia…”.

 

María Patiño comentó que si Sancho prefería que estuviera “fea gorda y abandonada” y la artista afirmó: “Ese era el placer de él”. “Está en el infierno, la Gloria no la va a conseguir nunca”, terminó María Jiménez.