Más de 1.600 funcionarios zamoranos se pasan de Muface a Sacyl por los recortes en la prestación

Centro del sistema de salud de Castilla y León.

La reducción de algunos servicios por los ajustes ha llevado a 1.661 funcionarios zamoranos a dejar su mutua y cambiarse a Sacyl. La falta de presupuesto ha reducido a cuatro las empresas que se hacen cargo de la cartera de Muface y ha rebajado algunos servicios.

Muface, la mutualidad de los funcionarios públicos, ha perdido más de 1.600 clientes con los ajustes que están reduciendo la cartera de servicios que siempre ha ofrecido y que se contaban entre las grandes ventajas de muchos trabajadores públicos. Según los datos oficiales, un total de 1.661 funcionarios zamoranos ha elegido recibir la prestación sanitaria a través del servicio público de Castilla y León, Sacyl, abandonando las filas de su mutualidad.

 

Así se desprende de los datos publicados en una respuesta parlamentaria del PSOE y que se han dado a conocer en el boletín del Congreso. En ella se ofrece el dato de los funcionarios que, el pasado enero, cuando se abrió el período para escoger quedarse en Muface o elegir otro tipo de prestación, decidieron cambiarse. Una decisión que tiene que ver con los recortes que se están produciendo en los últimos años y que han puesto en el aire los servicios de Muface que reciben los funcionarios. El problema es que el Estado no hace aportaciones y el presupuesto de Muface apenas aumenta, con lo que es muy difícil que las aseguradoras compitan para quedarse con esta importante cartera. En los últimos años ya se bajaron de la oferta algunas importantes y han quedado las cuatro que actualmente prestan el servicio,

 

Sin embargo, el pasado diciembre las aseguradoras que concurrieron al concurso para prestar la cobertura contemplada en Muface ya advirtieron que con el presupuesto disponible, algo más de mil millones de euros, se iban a ver obligadas a reducir el catálogo de servicios, que se prestan en clínicas privadas. Para aligerar el coste que tiene para las aseguradoras cubrir todas las coberturas que ofrecen, se eliminaron algunas.

 

Este sería el motivo por el que 1.661 funcionarios zamoranos han escogido recibir sus prestaciones sanitarias a través de Sacyl y no de Muface. No obstante, los que siguen en la mutualidad funcionarial pueden acceder también a la red sanitaria pública de las Comunidades Autónomas que, eso sí, le cargarán los costes correspondientes a las entidades privadas a las que están adscritos en determinados casos, como por ejemplo en el ámbito rural o en caso de urgencia médica de carácter vital, a fin de garantizar una asistencia sanitaria de la máxima calidad.