Más de 13.000 trabajadores zamoranos están pendientes de renovar sus convenios en 2015

Los sindicatos UGT y CCOO alertan del bloqueo de la negociación colectiva, que tiene a 177.000 trabajadores de toda Castilla y León sin renovar su marco de relaciones laborales.

Los sindicatos han denunciado la parálisis de la negociación colectiva por culpa del bloqueo del Serla, una situación que tiene a más de 13.000 trabajadores de Zamora sin renovar su convenio en este 2015 sumando los afectados por los 15 convenios que están sin renovar entre documentos de empresa y de sector.

 

Según los datos de CCOO y UGT, en estos momentos están pendientes de negociar 157 convenios de empresa de 2014 de los que dependen 14.666 trabajadores y otros 47 de sector que afectan a 56.870 empleados a lo que han sumado que desde la puesta en marcha de la Reforma Laboral 32.000 trabajadores de Castilla y León están fuera de convenio, una situación "desconocida" hasta hace dos años y medio que supone que el 10 por ciento de los empleados de la Comunidad están "en un limbo jurídico y de aplicación".

 

A ellos hay que sumar 319 convenios pendientes para 2015 que afectan a 177.460 trabajadores, aunque muchos están pendiente de años atrás: 115 de 2014; 77 de 2013; 32 de 2012; y 95 anteriores. En 2014, de los 285 que estaban pendientes al inicio del ejercicio y que les correspondía suscribir ese año, solo 81 (61.890 trabajadores) se renovaron frente a 204 (71.536), lo que los secretarios regionales de Acción Sindical de UGT y CCOO, Evelio Angulo y Vicente Andrés, califican como un "panorama desolador" en la evolución de la Negociación Colectiva en Castilla y León.

 

Tras advertir del "importante bloqueo" de la negociación colectiva en Castilla y León por el "claro y fortísimo desencuentro" con la patronal, los sindicalistas han acusado a los empresarios de la Región de un "aprovechamiento torticero" de la Reforma Laboral del Gobierno y de estar "canivalizando" esta norma para tratar de individualizar las relaciones con los trabajadores para acabar con un "arma tradicional" como la negociación colectiva.

 

"De mantenerse así, en diez años la mitad de los trabajadores de Castilla y León estarán sin convenio", ha augurado Andrés, quien ha advertido de que no se trata de una broma o de una cosa menor sino de un hecho "tremendo y determinante" ante el que habrá que reforzar las fuerzas de negociación para hacer frente a la "avaricia empresarial".

 

A esto ha sumado la necesidad de acompasar el anunciado crecimiento de la economía con la recuperación de los salarios en Castilla y León ya que, a lo largo de la crisis, han caído un 11 por ciento, cuatro puntos más que en el resto del país, con casos extremos como el de la provincia de León, la única en la que han descendido los salarios el último año, con un 3,3 por ciento menos. "Hay que presionar a Cecale para que cambie", han reclamado los sindicalistas que han anunciado "medidas generales" a favor de la negociación colectiva y del reparto de la riqueza y de la igualdad, máxime en el caso de Castilla y León por ese mayor descenso de los salarios.

 

 

RIESGO DE DESAPARICIÓN DEL SERLA

 

Los responsables sindicales han asegurado este miércoles que están dispuestos a asumir el riesgo de la desaparición del Servicio Regional de Relaciones Laborales de Castilla y León (Serla), un hecho del que han responsabilizado en todo caso a la patronal a la que han acusado de un "uso torticero" de este asunto y de tirar "excesivamente de la cuerda". Así de tajantes se han manifestado los sindicalistas respecto al futuro del Serla, cuya vigencia está pendiente de prórroga para lo que se han dado un plazo de otros tres meses, y para el que han pedido la implicación de la Junta para intentar buscar una solución a un servicio de intermediación "claramente positivo y rentable", máxime ante el actual bloqueo de los juzgados de lo social.

 

Tras admitir que sí sería necesario abrir la intermediación a más acciones y a más campos de actuación, incluso el individual, los sindicalistas han insistido en la necesidad de mantener el Serla para lo que han remitido sendas misivas a la patronal en lo que va de mes (una el 2 de enero y otra el 15) sin que hayan recibido ninguna respuesta. "Vamos a esperar a una tercera carta e intentaremos que alguien les siente", han asegurado Angulo y Andrés, quienes se han mostrado dispuestos a adoptar "medidas generales" para las que no han descartado "nada de nada" para defender los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores de Castilla y León a través de las "armas" de las que disponen los sindicatos, la negociación y la presión.

 

Del mismo modo, los secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO han propuesto a la patronal un "pacto de rentas" al compás de la recuperación del país para reequilibrar la evolución de los salarios en Castilla y León en pro de un reparto más justo de la riqueza ya que, según han lamentado, los salarios han caído un 11 por ciento en la Región, frente a un 7 por ciento en España. "Hay que entrar a ello", han insistido, para quienes este es un "momento histórico" en el que se va a definir el nuevo modelo de construcción de la sociedad en la salida de la crisis que, según han reclamado, no se puede basar en el binomio pobres-pobres y ricos-ricos.