Más de 18.000 aspirantes repiten este domingo el examen de las oposiciones a personal de servicios

Oposiciones en Salamanca (Archivo)

La Junta anuló el examen celebrado en junio y ha vuelto a convocar a los 18.900 opositores que se presentaron para 384 plazas.

Los miles de aspirantes que participaron en las oposiciones para conseguir una plaza de personal de servicios en la Junta tienen este domingo una nueva cita con el examen que ya hicieron... y que se anuló en una decisión con pocos precedentes. El motivo, la anulación del primer examen que hicieron hace casi seis meses porque el test que les plantearon no era el adecuado: tenía que ser sobre temas prácticos y el 30% de las preguntas eran teóricas. En total, más de 18.000 aspirantes de toda Castilla y León volverán a examinarse en varias sedes.

 

La situación era la comidilla entre los aspirantes el mismo día del examen y casi nada más terminar se plantearon las primeras dudas sobre la validez de las oposiciones. En los cinco días innediatamente posteriores al examen se registraron numerosas alegaciones. En primera instancia se corrigieron tres preguntas mal formuladas, y se publicó la plantilla de respuestas correctas. La reacción fue directa: 181 recursos contra esa plantilla y paralización total del proceso.

 

Una vez resueltos los recursos presentados, y a la vista de que era preciso realizar un nuevo examen, los ejercicios realizados no se corrigieron, permaneciendo en los sobres lacrados, y se convocaba un nuevo examen al que podrán presentarse los opositores que en su día figuraban en la lista de admitidos. La fecha del examen, este domingo.

 

La clave de la repetición es que los exámenes no llegaron a corregirse y en septiembre pasado la Consejería de la Presidencia resolvía los recursos presentados. La consejería competente en materia de Función Pública decide entonces que debe repetirse el examen porque en la parte del test que debía incluir preguntas prácticas constaba un 30 % de preguntas teóricas. 

 

Para esta oposición se convocaron 384 plazas para personal de servicios, destinadas fundamentalmente a trabajar en las residencias para personas mayores y personas con discapacidad y en los centros educativos de la Administración autonómica. Para acceder a esas 384 plazas se matricularon 18.889 personas; por tanto, una competencia muy alta dada la proporción del número de 49 opositores por plaza. El examen consistía en un test de 80 preguntas.