Más de 2.000 coches eléctricos en Zamora... y casi ningún sitio donde enchufarlos

Vehículos eléctricos enchufados a puntos de recarga.

La capital tiene tres puntos de recarga de eléctricos y ha pedido subvención para otros tres: una red escasa que frena la expansión de este tipo de vehículos.

La presencia de coches eléctricos es todavía testimonial en el parque móvil de Zamora, pero poco a poco se van abriendo un hueco. Por encima de su, todavía, mayor coste de adquisición y de la reticencia a lo nuevo, ya hay muchos usuarios a los que el bajo coste de uso, la fiabilidad (menos elementos que se averían) y la ecología les han convencido.

 

En Castilla y León, las ventas de coches eléctricos el pasado año creció por encima de la media española, un 108% frente al 82%, al venderse un total de 163 vehículos. De modelos híbridos, que son una tecnología más aceptada y que está en auge, se matricularon casi 2.000. Ha sido el mejor año de ventas para eléctricos e híbridos en Castilla y León. Según los datos de la patronal del seguro Unespa, en Zamora circulan 2.117 coches 'limpios', algo más de un 5% del parque móvil.

 

La cifra no es desdeñable, pero la expansión del coche eléctrico y del híbrido 'enchufable' choca con la falta de una infraestructura de puntos de recarga. Aunque los nuevos modelos ya ofrecen una autonomía que cubre casi todos los desplazamientos, la posibilidad de quedarnos tirados sin carga en las baterías está ahí porque la red de puntos de recarga es escasa. En las ciudades el problema es menor porque puedes tener un punto en un garaje particular o en la oficina, pero aún y así hay pocos.

 

En el caso de Zamora, son seis los que existen: tres en la capital y tres en la provincia. En la capital están en el parking del Campus Viriato, en un hotel y otro público en la plaza Cristo Rey. En la provincia, los tienen el Hotel Valbusenda, el parador de Benavente y el centro de transportes de Benavente. Son claramente insuficientes para el parque de vehículos 'limpios'.

 

Además, el Ayuntamiento de Zamora ha solicitado subvención dentro del programa de ayudas a la implantación de recarga de vehículos eléctricos MOVALT para la instalación de tres puntos de recarga para vehículos de este tipo en la ciudad. El proyecto, con un importe estimado de 22.500 euros, contaría con una subvención del 60%, lo que implica unos 13.500 euros. Los puntos de recarga serán de uso público y estarán ubicados en calles céntricas de la ciudad, pero están a la espera de que haya presupuesto: la primera convocatoria se agotó en 24 horas.

 

Mientras llega la subvención, los usuarios de estos vehículos tendrán que seguir ingeniándoselas a pesar de que este tipo de impulsión tiene grandes ventajas en ciudades pequeñas como Zamora, donde los recorridos diarios no agotan la autonomía que ya ofrecen. Y también en casos como la circulación en calles peatonales o el casco antiguo, donde ofrecen la ventaja de ser silenciososo.