Más de 300 conductores reincidentes en controles de alcohol y drogas siguen al volante en Zamora

Foto: EUROPA PRESS

Tráfico cifra en 314 el número de conductores que, habiendo dado positivo más de una vez en pruebas de droga o alcohol, siguen conduciendo en la provincia.

314 conductores con una historia de positivos por alcohol y/o drogas siguen circulando en Zamora, una cifra bastante alta para el censo de los que tienen carné. Conductores que quizás no tendrían que estar al volante. Estos son los datos que maneja la DGT sobre los conductores reincidentes, aquellos que han sido 'cazados' bebidos o drogados al volante y que están en el punto de mira de las autoridades de tráfico. En estudio, quitarles el carné para siempre y someterles a tratamiento médico si quieren recuperarlo.

 

El censo de conductores de Zamora supera los 130.000 según los datos de la DGT. La alarma saltó el año pasado cuando en una de las campañas especiales de tráfico se registró un 70% de positivos por drogas en los controles realizados en carreteras zamoranas.

 

Los datos de los conductores reincidentes los ha ofrecido el Gobierno en una pregunta parlamentaria en la que se recoge el número de conductores sancionados en más de una ocasión por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, una conducta sancionada con la pérdida de puntos y que también es delito a partir de determinados niveles. Hace varios años que la DGT tiene entre sus prioridades frenar el repunte de los positivos de alcohol y, especialmente, de drogas al volante. De hecho, estas últimas han superado al alcohol como problema más preocupante del tráfico. En la nueva ley de seguridad vial se estableció que los conductores que ya hubieran dado positivo por alcohol y drogas dentro del año anterior tuvieran que pagar una multa de mil euros en vez de 500.

 

 

SIN CARNÉ DE MANERA DEFINITIVA

 

Sin embargo, el número de positivos no se frena y ha subido el número de los sancionados por conducir drogados, hasta el punto de que son la segunda causa de accidentalidad tras la velocidad. En la última campaña especial, el 35% de los 2.500 controles hechos dio positivo por drogas. El año pasado en más de 5.000 estuvieron implicados conductores bajo los efectos del alcohol y las drogas y por eso hace unos meses Tráfico anunció nuevas medidas para frenar el repunte de accidentes y muertos en accidentes de circulación. Entre las previstas para el futuro la DGT estudia dejar sin carné a los reincidentes que lo hayan perdido por beber o drogarse al volante. 

 

El tema de los los reincidentes en alcohol y drogas es uno de los apartados prioritarios para la futura reforma de la ley de tráfico. El enfoque de la DGT cambia con respecto a la situación actual. Tráfico quiere que se les quite el carné por falta de aptitudes psicofísicas y que sean remitidos a las autoridades sanitarias para que sigan un tratamiento y que se evalúe si tienen un problema de abuso o dependencia de esas sustancias y si, realmente, han perdido las aptitudes para estar al volante. Esta retirada del carné podría ser definitiva y la sanción sólo se levantaría si un profesional médico atestigua que ya no tienen un problema de adicción.