Más de la mitad de los accidentes de tráfico de la provincia son culpa de la fauna silvestre

Imagen de archivo de un accidente similar.

Durante 2014 se contabilizaron 665 siniestros en los que estuvieron envueltos animales, la cifra más alta de los últimos nueve años. Solo Burgos y Soria registraron más y junto a Zamora son las tres que superan el 50%. El número de heridos fue de solo cuatro.

Los accidentes en los que la fauna silvestre tiene el protagonismo se están confirmado como el mayor problema de seguridad vial de la provincia. Su número ha ido en incremento en los últimos años y en carreteras como la N-631 son un auténtico quebradero de cabeza: en la carretera del embalse de Ricobayo de los 22 accidentes registrados en 2014 un total de 21 tenían que ver con la irrupción de fauna en la calzada. Una situación que tiene una preocupante lectura económica, ya que con la nueva ley de tráfico los daños los pagará el propio conductor.

 

Esto ha provocado algunas actuaciones por parte de la subdelegación del Gobierno, de la que depende tráfico, para mejorar las condiciones de la N-631. Pero de momento no ha logrado frenar la situación. Según los últimos datos disponibles, facilitados en una respuesta parlamentaria publicada este lunes en el boletín del Congreso, el número de accidentes con implicación de faune silvestre ascendió a los 665, récord de los últimos nueve años. Además, y por primera vez, ya son más de la mitad de todos los accidentes de tráfico con datos materiales que se producen cada año en las carreteras zamoranas: concretamente, 665 de 1.310.

 

Esto no había ocurrido nunca, pero en los últimos años la cifra de siniestros con fauna silvestre ha ido creciendo a pasos agigantados, más que el número de accidentes, que ha ido frenando su evolución. En 2006 solo un tercio de los siniestros estaban provocados por la irrupción de fauna: 336 de los 1.044 contabilizados aquel año. Ahora son casi el doble, mientras el número global de siniestros solo ha aumentado un 30%.

 

Esto tiene una importante incidencia en los bolsillos de los conductores. El proyecto de ley de Tráfico y Seguridad Vial incluye un cambio importante para el colectivo de cazadores, ya que en adelante, cuando un automovilista atropelle un ejemplar cinegético en un coto, un jabalí o un corzo, la responsabilidad recaerá en el seguro de su vehículo, y no en el coto como ocurría casi siempre hasta ahora. Esta modificación solo tendrá dos excepciones: cuando el siniestro se deba a una acción de caza, una batida, o a una mala señalización. En el primer supuesto responderá la póliza del coto y en el segundo, la Administración. Así que en muchas ocasiones un conductor que sufra daños materiales en su vehículo tras chocar con fauna silvestre tendrá que pagar los daños con su seguro o de su bolsillo.

 

Zamora es una de las provincias con más problemas en este sentido. De hecho, junto a Burgos y Soria, dos territorios con un amplio territorio rural, es la más afectada. En carreteras burgalesas se produjeron nada menos que 1.275 siniestros con fauna silvestre de un total de 2.061, mientras que en Soria fueron 765 de 1.055 en total.

 

En el lado positivo, la escasez de los accidentes con fauna en los que además de daños materiales se producen daños personales. En Zamora solo se contabilizaron cuatro durante el año pasado sobre un total de 124 accidentes de tráfico en los que hubo muertos y heridos. Es decir, que los accidentes con fauna suelen ser aparatosos, pero sin consecuencias personales a pesar de que la mayoría se producen en carreteras secundarias, donde se suman el 70% de los accidentes y víctimas en Zamora.