Mayorga se prepara para celebrar sus fiestas patronales, las primeras de la provincia tras el fin de la mayoría de restricciones
Cyl dots mini

Mayorga se prepara para celebrar sus fiestas patronales, las primeras de la provincia tras el fin de la mayoría de restricciones

FOTO ICAL

Desde el Ayuntamiento hacen un llamamiento a la responsabilidad porque a pesar de la relajación de las medidas el virus sigue ahí.

Mayorga se prepara para celebrar sus  Fiestas Patronales,  las primeras de la provincia bajo el llamado estado de ‘riesgo controlado’. El culmen llegará el 27 de septiembre con  la ya conocida procesión cívica del "Vítor" que conmemora la llegada de las reliquias de Santo Toribioy que está declarada como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Pero la programación comienza este mismo viernes con una programación especial y que ha sufrido pequeños cambios debido a la relajación de las medidas sanitarias en el último tiempo.

 

El próximo lunes, después de dos años sin poder renovar el ritual, la localidad vallisoletana celebrará su tradicional Procesión Cívica del Vítor, “con gran alegría y mucha emoción”. El alcalde Alberto Magdaleno espera  que “vuelve la noche mágica mayorgana y los pellejos iluminarán las calles de nuestro pueblo una vez más”.

 

Magdaleno es consciente de que la situación sanitaria “ha condicionado el último año y medio de nuestras vidas, pero ahora la situación de riesgo controlado nos permite desarrollar esta noche tan esperada por todos”. Sin embargo, quiso hacer un llamamiento a la responsabilidad y recordar que el “riesgo de contagios sigue existiendo”.  “Por mucho que estemos en fiestas tenemos que tener en cuenta el distanciamiento interpersonal, el uso de mascarilla y evitar conductas que pudieran derivar en un incremento de los contagios”, añade el edil.

 

Las fiestas estaban programadas para el nivel 1 de alerta y aunque las restricciones son más suaves, desde el consistorio han preferido seguir adelante con lo planeado, aunque adaptándose a los nuevos aforos que darán más libertad, pero insisten una vez más en la responsabilidad de cada una de las personas que se acerquen. “Tenemos las fiestas que tenemos y podemos tener”.

 

La mejor noticia para estas fiestas es que El Vítor podrá volver a la calle y procesionar por las calles de Mayorga, lo cual es motivo de alegría. Desde el Ayuntamiento aseguran que el recorrido de cerca de 1,2 kilómetros no se formarán aglomeraciones y que en la Plaza, lugar donde más gente se concentra han instalado un graderío donde podrán acceder hasta 1.500 personas.

 

LA HISTORIA DEL VÍTOR

 

En la noche del 27 de septiembre de 1752, los vecinos de Mayorga salieron a las calles con antorchas y telas encendidas para recibir la reliquia de Santo Toribio, nacido en esta villa, y que fue arzobispo de Perú. Desde entonces, los mayorganos rememoran la efeméride con una peculiar procesión en la que queman pellejos de vino colgados en unos varales. Para ello, visten con peculiares ropas que les protege de la pez ardiente. De gran emoción es la salida desde la ermita del santo, la llegada a la plaza de España o el canto de la Salve y del himno del santo a altas horas de la madrugada, cuando la procesión finaliza, de nuevo, en la ermita levantada en honor al patrón de Mayorga.

 

Tras muchos años se ha llevado a cabo una restauración de la imagen del estandarte del Vítor,  en la que se le han retirado las seis capas de policromía, dejando al descubierto en la parte superior una rama de olivo y una espada, símbolos de la Inquisición, ya que el santo patrón fue inquisidor en Granada, y una mitra, en su condición posterior de arzobispo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: