Menos gasto e inversión a cambio de más impuestos: la cuenta del Ayuntamiento con los salmantinos

El concejal Fernando Rodríguez, durante su rueda de prensa.

El Ayuntamiento no cede en su búsqueda de ingresos, en cifras récord, que obtiene de cada vez menos salmantinos. Por contra, el nivel de gasto e inversión por habitante sigue bajando.

Menos gasto e inversión por habitante, pero una factura de impuestos cada vez más alta. Este es el resumen de lo que el Ayuntamiento de Salamanca ofrece a los cada vez menos contribuyentes, que cargan entre menos (la ciudad pierde habitantes) con un nivel de ingresos en máximos. Según los datos definitivos de ingresos ficales, gasto e inversión por habitante correspondientes a 2017, recientemente publicados por el Ayuntamiento de Salamanca, la carga impositiva para los contribuyentes salmantinos sigue al alza, mientras que el gasto y la inversión efectiva siguen a la baja.

 

Así, los ingresos fiscales por habitante para 2017 fueron de 613,98 euros, una cifra récord: en 2011 era de 556 euros. Y cuando acabe 2018, contando con los ingresos previstos y la pérdida de población, alcanzará los 663 euros. En este capítulo de ingresos se tienen en cuenta los ingresos tributarios por impuestos directos, indirectos y tasas (entran las multas y los precios públicos), además de las contribuciones especiales.

 

La cifra de la presión fiscal no ha parado de subir porque cada vez hay menos contribuyentes y porque el equipo de Gobierno subió de manera importante el IBI, que ahora sólo se rebaja un 5% para 2019, y ha subido el IPC en muchos impuestos. Por contra, en los últimos ocho años la ciudad ha perdido 9.000 habitantes. Según los datos del propio ayuntamiento, en 2013 ya eran 562,19 euros/habitante; 587,54 euros/habitante en 2014; bajó ligeramente a 575,62 euros en 2015; para subir de nuevo en 2016 superando la barrera de los 600 euros, concretamente, 610,52 euros. En 2017 el dato definitivo es el apuntado, 613,98 euros.

 

En el lado opuesto, dos cifras sobre lo que dedica el Ayuntamiento de Salamanca en gasto e inversión a cada contribuyente. En gasto por habitante, y según los datos de transparencia para 2017, el consistorio destinó 984,54 euros a cada salmantino. La cifra ha ido bajando en los últimos años: en 2015 era de 1.024,89 euros. En cuanto a la inversión por habitante, si en 2015 era de 151,66 euros, en 2017 ha sido de 129,82 euros por habitante. De ese gasto, poco más de 95 euros son para inversiones reales.

 

 

Y en 2018, más todavía

 

La tendencia de menos gasto e inversión y más impuestos per cápita se ha mantenido durante todo este 2018, del que no hay datos definitivos hasta que no se publique la cuenta general, ya en pleno 2019. Sin embargo, y según los datos del propio consistorio consignados en el proyecto de presupuestos, el Ayuntamiento no ingresará este año menos de 95,8 millones de euros sumando las tres áreas principales: impuestos directos, impuestos indirectos y tasas. Ahí están lo que recauda por el IBI, el impuesto de rodaje o el de construcción; lo que recibe del reparto de impuestos estatales; y las tasas y precios públicos, capítulo en el que están las multas. Son 65 millones en impuestos municipales, 5 en impuestos cedidos y otros 25 en tasas. Y el total, esos 95,8 millones de euros, es el mínimo previsto: lo normal es que sea un poco más.

 

Según el último dato disponible, Salamanca tiene 144.436 habitantes. En total, tocarán a 663,28 euros de ingresos tributarios por cabeza. Es el indicador habitual ya que permite repartir el esfuerzo por habitante en lugar de hacerlo por contribuyente. Y terminará el año marcando un nuevo récord.