Miguel: “Para mí es un golpe muy duro, desciendes al equipo de tu ciudad que es lo ultimo que uno quiere”

La plantilla asume su responsabilidad, pero defiende su esfuerzo hasta el último día. La mala racha de cara a puerta, por encima del cambio de entrenador.

Prada, uno de los capitanes, declaró que los jugadores estaban "muy tristes, hemos trabajado mucho durante todo el año. Puede que hayamos hecho mejores o peores partidos, pero el trabajo siempre ha estado ahí. Muy triste”.

 

Por su parte, el central Carrillo ha asegurado que "el equipo ha luchado, pero cuando la pelota no entra hay detalles que te sentencian. Desde Navidad hemos estado en una dinámica mala”, ha reconocido. “Ahora mismo no se puede echar la culpa a nadie. Desde el primer momento todo el mundo ha luchado, con el mister Aguirre, con Balta, no ha cambiado la actitud. El equipo ha luchado y ha dado la cara, pero cuando la pelota no entra es imposible”, ha reconocido.

 

Muy afectado estaba el zamorano, Miguel, meta suplente en las últimas semanas. “El vestuario ahora mismo está hundido. Nadie quería este final, desde el principio siempre hemos creído que lo podíamos sacar adelante”, ha comentado. “Para mí es un golpe muy duro, desciendes al equipo de tu ciudad que es lo ultimo que uno quiere”, ha reconocido, al tiempo que ha apuntado que “es evidente que algo ha fallado, pero al fin y al cabo los culpables somos todos, los jugadores los primeros”. “Es el equipo de mi ciudad, yo estoy encantado aquí, veremos el futuro, pero creo que sí”, ha dicho sobre su continuidad. “A la afición, lo primero pedirle disculpas y decirle que lo sentimos mucho. Somos los primeros que estamos afectados, que miren adelante y ojalá el año que viene podamos revertir este situación”, ha terminado.