Millones de metros de la 'burbuja inmobiliaria' vuelven a ser suelo rústico en Zamora

El fin del plazo para desarrollar la ordenación del suelo recalificado convierte de nuevo en rústicos 3,4 millones de metros cuadrados, un tercio entre Roales y Morales del Vino. Se suman a los 1,3 millones anulados en siete sectores anulados y 8 millones de otros 31 no desarrollados en la capital.

Fomento ha cerrado uno de los cabos sueltos del 'boom' del ladrillo, los miles de metros cuadrados que pasaron de rústicos a urbanizables, pero que se han quedado sin desarrollar por falta de demanda de vivienda tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. En toda Castilla y León son más de 114 millones de metros cuadrados que pasan de nuevo a rústicos.

 

En Zamora, la medida tomada por la Junta afecta a 14 municipios con 40 sectores y 3.405.526 m2 y los casos de Roales (10 sectores y 716.374 m2) y Morales del Vino (8 sectores y 669.200 m2) son los más destacados. Hay que sumar el cambio de calificación que se produjo hace meses en la capital, tras confirmarse una sentencia del TSJCyL que anulaba siete sectores del PGOU de 2011: 1.300.000 m2 de suelo que vuelve a ser rústico.

 

Antes, en noviembre de 2015, el Ayuntamiento de Zamora comunicaba al Catastro la relación de parcelas declaradas urbanas hace años y que no tienen planeamiento: sus propietarios volverán a pagar el IBI rústico. Son 31 de los 42 sectores que se marcaron en el PGOU, 8 millones de metros cuadrados.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha puesto en conocimiento de ayuntamientos y entidades públicas el cambio de clasificación de más de cien millones de metros cuadrados de superficie cuya ordenación está sin aprobar, que pasarán de urbanizable a suelo rústico común, tras la entrada en vigor a partir de mañana de lo dispuesto en la Ley 7/2014, de Medidas sobre rehabilitación, regeneración y renovación urbana y sobre sostenibilidad, coordinación y simplificación en materia de urbanismo.

 

Los cálculos efectuados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente estiman en 114.926.195 los metros cuadrados de suelo urbanizable que automáticamente están clasificados como rústico común desde el 19 de octubre de 2016, al no haber aprobado su ordenación en el plazo de dos años, tal y como recoge la ley 7/ 2014, de Medidas sobre rehabilitación, regeneración y renovación urbana, y sobre sostenibilidad, coordinación y simplificación en materia de urbanismo del Estado. Esta superficie se distribuye en 503 sectores de suelo urbanizable, repartidos en 147 municipios de la geografía de Castilla y León, y sobre la que había prevista la construcción de más de 90.000 viviendas, que presumiblemente ahora figurarían en el stock de viviendas vacías. 

 

Con esta medida, la Junta de Castilla y León responde a su compromiso de facilitar un desarrollo urbano sostenible y respetuoso con el medio ambiente, al eliminar las previsiones fallidas de desarrollo que a día de hoy suponen un lastre para los municipios afectados.  La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha comunicado formalmente este cambio en la calificación de los terrenos a los municipios y a las entidades públicas y privadas que pudieran resultar afectadas y desde el mismo miércoles 19 de octubre el cambio queda reflejado en el Sistema de Información Urbanística de Castilla y León (SIUCyL).

 

Por provincias, destaca Valladolid, con casi 42,5 millones de metros cuadrados de suelo urbanizable que pasará a ser rústico común, repartidos en 59 sectores y 11 municipios. Es destacable el caso de Mucientes, con 39 millones de metros cuadrados y, en menor medida, Tudela de Duero, con 21 sectores y 1.528.686 m2, y Cigales, con 6 sectores y 845.368 m2.  La segunda provincia con mayor número de metros cuadrados afectados por el cambio es Ávila, con 28,2 millones en 22 municipios, entre los que destaca La Adrada, con 7 sectores y 1.310.575 m2; Arenas de San Pedro, con 7 sectores y 1.399.275 m2; Villanueva de Gómez, con 6 sectores y 3.680.000 m2; y Santa María del Cubillo, con 8 sectores y 16.840.060 m2.