Nissan Ávila se convertirá en planta de fabricación de recambios en 2020

Alan Johnson (i) y Jose Vicente de los Mozos (c), este jueves. Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

Según ha explicado este jueves José Vicente de los Mozos, la factoría abulense abandonará la fabricación de vehículos para suministrar recambios. En principio no afectará a la plantilla, pero los empleados deberán adaptarse al convenio colectivo de Renault.

La fábrica de Nissan en Ávila se convertirá en 2020 en un nuevo centro de la Alianza Nissan-Renault para la fabricación y la distribución de piezas de recambio, según ha anunciado este jueves en Ávila José Vicente de los Mozos, presidente de la Alianza Renault-Nissan en España y director mundial de fabricación y logística de Renault.

 

De los Mozos ha presentado a los empleados de la planta de Nissan en Ávila una propuesta que, según ha asegurado, permitirá evitar el cierre de la fábrica tras el cese de la producción del camión NT-400 en septembre de 2019. Se trata de una planta única en Europa que daría servicio tanto a Nissan como a Renault y permitiría mantener el empleo estable en Ávila.

 

En su papel como máximo responsable de la Alianza Renault-Nissan en España, el Director Mundial de fabricaciones y logística del Grupo Renault, acompañado por Colin Lawther, Vicepresidente Senior de Fabricación, Logística y Compras de Nissan en Europa, y Alan Johnson, Vicepresidente de Opereciones Industriales de Nissan en España, ha explicado a los empleados de la planta una visión que integra la fábrica abulense en el Polo Industrial de la Alianza Renault-Nissan en Castilla y León junto a las otras tres plantas de Renault, dos en Valladolid y una en Palencia.

 

El principal negocio para la nueva planta una vez finalice la fabricación del camión sería el suministro de piezas de estampación y ensamblaje de carrocerías para Renault y Nissan en toda Europa, con una producción estimada de 80.000 piezas al mes. Durante el periodo de análisis para evitar el cierre de la factoría, también se ha estudiado la extensión del modelo NT400 mas allá de 2019, pero según han explicado, la opción de actualizar los motores para cumplir con las regulaciones europeas de emisiones, que se han adelantado desde 2023 a 2019, no es económicamente viable.

 

La inversión para la fabricación de la nueva línea de estampación para la planta de Ávila sería de 40 millones de euros y, según ha explicado De los Mozos, cuentan con el compromiso de la Junta de Castilla y León para la ampliación del CyLoG en cerca de 35.000 metros cuadrados de almacenes y la construcción del nuevo edificio.

 

Para que esta transformación se lleve a cabo, ha señalado el responsable de la Alianza, la empresa quiere llevar a cabo una unificación del marco laboral Renault-Nissan que tratará de adaptar a los trabajadores de Nissan en el convenio colectivo de Renault, "que ahora mismo es la referencia en el campo de la automoción", para lo cual se deberán comparar y equiparar las categorías laborales.

 

En este sentido, José Vicente de los Mozos se ha mostrado consciente de que esta adaptación "en unos casos traerá una bajada salarial y en otros no", pero se ha mostrado contundente al afirmar que "contamos con los 471 trabajadores de la planta", por lo que la empresa ofrecerá 'bonos de adaptación' que compensarían una posible bajada salarial durante dos años y medio.

 

De la misma manera, ha indicado que la transformación de la planta conllevará la adaptación de sus trabajadores, por lo que 40 empleados viajarán a Valladolid para formarse en las nuevas tareas que implicará el cambio.

Noticias relacionadas