Nuevo traspié del MMT Seguros que dio muchas facilitades al BM Nava

Tras una primera parte desastrosa, el equipo dio su mejor cara y sacó garra y juego, pero no fue sufiente por las imprecisiones. Cuarta derrota consecutiva y un duro proceso de adaptación a las bajas antes del play off.

El MMT Seguros ha caído este sábado (21-22) ante el BM Nava en el derbi regional, un nuevo tropiezo del Balonmano Zamora que sigue su particular descenso a los infiernos con una plaga interminable de lesiones que no sólo lo han debilitado al extremo, sino que comprometen el objetivo de toda la temporada, dar la cara por el ascenso en el play-off. Los zamoranos se han mostrado ciclotímicos, capaces de lo peor y de lo mejor, y eso lo han aprovechado los segovianos que se aferran de este modo a la permanencia.

 

El MMT Seguros sigue buscando la manera de paliar las importantes bajas que, de aquí a lo que queda de temporada, van a mermar su potencial de manera importante. Definitivamente ya sin Octavio ni Camino, con Rodrigo sin recuperar y con Peli tocado para este partido, toca recomponer filas y esas ausencias, sin que sirva de excusa, han marcado el partido. Más de un mes después de su último partido en el Ángel Nieto, el equipo comparecía mermado y con la obligación era salir y romper la negativa racha de resultados que se traía desde antes del parón de la Liga. 

 

Sin embargo, lo que salió fue una primera parte desastrosa, llena de errores e imprecisiones, floja en defensa y roma en ataque. El BM Nava, que no ha hecho nada del otro mundo, lo ha aprovechado para irse 7-12 al descanso tras unos últimos minutos muy malos de los zamoranos que hacían un imposible dar la vuelta al resultado. Claro, que lo que salió a la segunda parte sí era el Balonmano Zamora.

 

En un arranque vibrante, el MMT seguros enmendó casi por completo sus primeros 30 minutos, tanto en el marcado como en el juego. Con un Jortos incansable en ataque y en defensa, redujo los fallos, ajustó la defensa y empezó a encontrar a los extremos (Ceballos fundamentalmente) y a Guille y Reyes, y con eso logró ponerse a un gol cuando quedaban 20 minutos. No fue capaz, no obstante, de culminar el trabajo y ponerse por delante. Tuvo sus momentos, pero desperdición una superioridad numérica de dos jugadores más y no estuvo fino en algunas acciones ya con el tiempo muy justo. Tuvo opciones para empatar y llevarse un punto, pero un ex como Miranda se encargó en la portería de que no fuera así. Nueva derrota que añadir a una mala racha, pero con la buena noticia de una segunda parte en la que el equipo sí funcionó.