"Ocurrencias en la Junta, pocas", Castilla y León defenderá el carné de inmunidad como clave en la desescalada

Aplicación Sacyl Conecta, a través de la que se podrá logar el carné de inmunizado ante el coronavirus.

Francisco Igea ha incidido en que los carnés de vacunación se utilizan desde los años 50 e ironiza "es una ocurrencia antigua". 

La Junta de Castilla y León ha rechazado que el carné de inmunidad del COVID-19 que pretende poner en marcha sea una "ocurrencia" y ha asegurado que lo defenderá porque además considera que será una herramienta para la ciudadanía que será "clave" en el proceso de "desescalada" de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, al igual que ahora lo es la cartilla de vacunación.

 

Así lo han señalado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que se han aportado los datos de la actual situación del coronavirus en la Comunidad.

 

En este marco, la consejera de Sanidad ha aclarado que "ocurrencias en la Junta, pocas" y las decisiones que se toman se basan en evidencias que se han demostrado que funcionan en otros países y ha señalado que medidas como ésta se están poniendo en marcha en muchas zonas del mundo como Alemania o Singapur.

 

Así, ha incidido en que cuando se salga de la actual crisis sanitaria probablemente este carné se incorpore al de vacunación, que actualmente se pide por ejemplo cuando se va a viajar o trabajar en otros países.

 

Además, ha aseverado que lo defenderán porque cuenta con el respaldo de los expertos y ha dudado sobre quiénes lo rechazan, cuando todos a los que se le ha consultado se han mostrado "totalmente de acuerdo", por lo que cree que si se ha rechazado será porque "no se ha entendido bien".

 

"Simplemente", ha agregado Casado, se trata de decir si se ha padecido o no enfermedad por COVID-19 o no y se permita viajar o trabajar, algo "clave", tras lo que ha añadido que al mismo tiempo que se dice que se quiere implantar este carné también se quieren más test para comprobar la inmunidad de los ciudadanos.

 

"Es poner una herramienta al servicio de las personas que en algún momento necesiten acreditar si tenido o no COVID-19", ha insistido la consejera, quien cree que es "un servicio magnífico a la población" y se ha mostrado "absolutamente segura" de que se contemplará como una de las estrategias en el proceso de "desescalada", a lo que ha añadido que se ha hecho una revisión bibliográfica "muy seria" sobre este tipo de medidas, de dónde se ha puesto en marcha y ha reiterado que ha sido un "éxito".

 

Por todo ello, ha insistido en que el Gobierno de Castilla y León lo va a defender en el grupo de expertos que esperan que se constituya "ya", donde cree que se hablará de este tema.

 

Por su parte, Francisco Igea ha incidido en que los carnés de vacunación se utilizan desde los años 50 y en ellos se recogen las vacunaciones frente a las diferentes enfermedades, algo que, ha ironizado, "es una ocurrencia antigua".

 

Así, cree que en una epidemia como esta, con la mortalidad que tiene, es necesario saber quién inmunizado y "no es algo que se sostenga solo por la evidencia, es que es de una simplicidad elemental saber quién ha estado y quién no en contacto con el virus, pero es difícil hacerlo cuando no hay test suficientes para poder hacerlo".