Ofensiva médica, técnica y social en Castilla y León para que las mujeres de la región tengan más niños

Bebé, Carrito, Natalidad

La Comunidad plantea una batería de medidas por la natalidad: solicita que el Gobierno estudie ampliar a 44 años el plazo de políticas de fertilidad y reproducción asistida.

El Pleno de las Cortes de Castilla y León ha aprobado este miércoles con los votos a favor de los grupos Popular y Ciudadanos y con la abstención del resto de la Cámara instar al Gobierno de España a estudiar la posibilidad de ampliar a 44 años el plazo para tratamientos de fertilidad y reproducción asistida en mujeres debido al retraso de la maternidad vivido en la última década y la necesidad de aumentar el índice de natalidad en la Comunidad.

 

Se trata del texto de una enmienda del PP a una moción en materia de políticas públicas sobre mujer del Grupo Ciudadanos que ha aceptado también las matizaciones de los 'populares' para realizar los cambios organizativos en las unidades de fertilidad de los hospitales que permitan disminuir las listas de espera de modo progresivo hasta alcanzar un máximo de tres meses y, en su caso y "si así se determina", dotarlas de los medios humanos y materiales necesarios.

 

Según ha evidenciado al respecto la procuradora proponente, Belén Rosado, el retraso de la edad de maternidad en Castilla y León (32 años) y la "caída en picado" de la curva de fertilidad a partir de los 35 hace necesario tomar medidas que ayuden a mejorar la fertilidad de las mujeres donde ha considerado "de vital importancia" la reducción de las listas de espera a esos tres meses.

 

Ciudadanos también ha aceptado las propuestas del PP para impulsar el uso de avances en materia de Big Data Mujer e Inteligencia Artificial que permitan extraer y analizar los datos sobre las mujeres de Castilla y León para mejorar las políticas públicas en esta materia y donde la comunidad "debería ser puntera", ha reivindicado Rosado.

 

También ha habido acuerdo entre PP y Cs para instar a la Junta a valorar establecer en el marco de la futura Ley de Transporte Público de Viajeros por Carretera "mecanismos de bonificación tarifaria" del servicio de transporte público de los que se puedan beneficiar "de forma especial" las mujeres que viven en el medio rural, ante las reticencias de Podemos y PSOE que han recordado que la conciliación y la corresponsabilidad también es un derecho y una obligación de los hombres.

 

Por último, han dado el visto bueno a seguir fomentando la Economía Social y formando a mujeres en el certificado de profesionalidad "puesta en marcha y gestión de entidades de economía social" acercando esa formación al mundo rural para incentivar el espíritu emprendedor y colaborativo, "previa creación de la correspondiente cualificación dentro del catálogo y la aprobación del certificado de profesionalidad", ha matizado la 'popular' María Manuela Crespo, que ha rechazado cuatro propuestas de Ciudadanos por motivos competenciales, por "pequeños desacuerdos" o por estar ya en marcha.

 

Dicho esto, tanto Belén Rosado como María Manuela Crespo han compartido que lo importante en las políticas sobre la mujer es poder llegar a acuerdos para "seguir avanzando con diálogo y consenso" mientras que Laura Domínguez, de Podemos, y Ana María Agudíez, del PSOE, han cuestionado los aspectos "inconexos" de una moción que, según han lamentado, no habla de políticas igualdad sino de una terminología "obsoleta" que, en su opinión, parte de un error de concepto.

 

"PP y Cs no lo llevan en su ADN. Se disfrazan con el traje de igualdad sin saber cómo vestirse y pasa lo que pasa", ha lamentado Agudíez, en referencia a las negociaciones de los partidos de derecha para formar gobierno en Andalucía que necesitarían a VOX, un partido, que según ha recordado, plantea derogar la Ley Integral de Violencia de Género.

 

"Miedito, miedito me dan...", ha exclamado la procuradora socialista a la que Rosado ha recordado que en Andalucía las mujeres han hablado "y no han hablado muy bien" por lo que ha invitado a los partidos de izquierdas a replantear las políticas que aplican en sus autonomías ya que "por lo que sean no han gustado".