Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTi 170 CV Excellence: viajar en primera clase

La segunda generación de la berlina más representativa de Opel da un enorme salto de calidad para posicionarse en lo más alto de la categoría.

Tras el éxito comercial de la primera generación, de la que se matricularon más de 900.000 unidades, llega un nuevo Insignia que irrumpe en el mercado para aspirar a ser un gran éxito de ventas. Desde luego, lo tiene todo para conseguirlo.

 

Esta segunda entrega está basada en una arquitectura completamente nueva. Esto ha permitido ampliar la distancia entre ejes en 92 mm, permitiendo así un interior mucho más espacioso que beneficia a todos los pasajeros, especialmente a los que ocupan las plazas traseras.

 

El maletero mantiene los buenos números de la anterior generación. En condiciones normales ofrece una capacidad de 490 litros, una cifra que se puede incrementar hasta los 1.450 litros si se abaten los respaldos de los asientos posteriores.

 

El puesto de conducción está perfectamente alineado hacia la persona que está detrás del volante, que se sienta tres centímetros más abajo que en modelo anterior y, de esta forma, se integra mejor en el coche, consiguiendo una postura de conducción mucho más deportiva. La amplia consola central que envuelve aún más al conductor ofrece el tipo de sensación de conducción de un coche de mayor precio y categoría.

 

Opel ha prestado especial atención a los controles y a los dispositivos multimedia. De este modo, la pantalla sin marco del sistema IntelliLink transmite una tecnología muy sofisticada. Muchas funciones se pueden controlar a través de la pantalla táctil de forma que se simplifican los botones, mientras que tres zonas funcionales de control se han diseñado para permitir un funcionamiento rápido e intuitivo. Los superiores controlan las principales funciones del sistema multimedia, los centrales son los que controlan el sistema de climatización y los inferiores son los de los sistemas de ayuda al conductor. Esta clara disposición permite evitar que el conductor y el acompañante tengan que bucear en submenús de la pantalla táctil para encontrar las funciones principales.

 

Los asientos delanteros, que están certificados por AGR, son perfectos. Además de ser muy sólidos y contar con un tapizado de piel que transmite mucha calidad, resultan muy ergonómicos y presentan un completo equipamiento. Disponen de algunos reglajes eléctricos, y otros mecánicos que permiten, entre otras cosas, regular la banqueta en longitud. Adicionalmente, y por si fuera poco, están climatizados y cuentan con una función de masaje que ayuda a eliminar la fatiga por completo cuando se pasan muchas horas al volante.

 

POTENTE Y ECONÓMICO

 

La versión que pudimos probar disponía del motor diésel más potente que plantea la gama en estos momentos. Se trata de un 2.0 litros de cuatro cilindros y 170 CV que destaca por su agrado de uso y bajo consumo de carburante. Acoplado a una caja manual de seis velocidades -también puede equipar un cambio automático de ocho velocidades-, esta berlina es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, cubrir los 1.000 metros en 30 segundos, adelantar de 80 a 120 km/h en cuarta velocidad en tan solo 6,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 226 km/h. Todas, son cifras que muestran a las claras las magníficas prestaciones de este modelo.

 

Pero si las prestaciones son más que satisfactorias, lo registros que obtiene en cuanto a consumo se refiere son, sencillamente sobresalientes. En nuestro circuito habitual que combina autovía, carretera secundaria y recorrido urbano, obtuvimos una media de 6,4 litros a los 100 kilómetros, un registro que sorprende en positivo teniendo en cuenta la masa, el tamaño y el motor que equipa este coche.

 

La dinámica es otro de los puntos que la marca ha mejorado considerablemente. El nuevo Insignia Grand Sport parece tan ligero como lo que ha perdido en peso. La nueva generación pesa hasta 175 kilos menos que el modelo al que sustituye, y esto permite que esa sensación de ligereza se transmita perfectamente en la conducción, donde encontramos un coche muy ágil y efectivo en todo tipo de situaciones. Por otro lado, el tacto de la dirección es sobresaliente.

 

Las opciones de equipamiento en el nuevo Insignia son muy amplias. La berlina alemana ofrece un enorme plantel de tecnologías avanzadas para hacer la conducción más segura, relajada y confortable que nunca. Entre todas ellas, destaca el sistema matricial de iluminación adaptativa que la marca denomina 'IntelliLux LED'. Su alumbrado se adapta automáticamente a las condiciones de la carretera, y ello permite que la iluminación sea más potente y efectiva, pero sin generar molestias a otros conductores y viandantes.

 

Hay otros elementos de su equipamiento que también resultan destacables, como el asistente de cambio involuntario de carril con corrección automática de la dirección, la pantalla HUD de proyección de datos en el parabrisas, la cámara de visión 360º, el detector de señales de tráfico, el control de crucero adaptativo y la alerta de trafico transversal trasero.

 

El Opel Insignia Grand Sport está disponible en Vepisa, Concesionario Oficial OPEL en Zaratán (Valladolid).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: