Otro edificio de la avenida de la Feria que cae para liberar la muralla de Zamora

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, con el edificio a derribar de fondo.

Nuevo derribo de un edificio anexo a la muralla: este ha costado 1,3 millones de euros y viene de la anterior legislatura.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Zamora ha aprobado este martes el expediente de contratación para el derribo del edificio nº 11 de la avenida de Feria, con un presupuesto de 169.916,27 euros. Expropiar el edificio ha costado más de 1,3 millones de euros ya que estaba habitado y el derribo será costoso porque tiene la cubierta de amianto. Ahora queda por delante el derribo del número 2 de la bajada de San Martín para dar por concluida esta operación de liberación de la muralla medieval.

 

Se trata de mayor de los inmuebles incluidos dentro del plan municipal para la liberación de la Muralla medieval y el que ha conllevado también un proceso más largo ya que el edificio fue expropiado en el anterior mandato municipal con un coste de 1.230.000 euros, pero se  encontraba habitado por lo que ha sido necesario llevar a cabo la expropiación de los alquileres, cuyo conste ha sido de alrededor de 100.000 euros; si bien esta cuantía ha sido reclamada por el Ayuntamiento al anterior propietario.

 

El edificio, de cuatro alturas con ocho viviendas y locales comerciales, tiene cubiertas de amianto cuya retirada necesita un tratamiento especial, lo que encarece también el coste del derribo. El plazo de ejecución de los trabajos de derribo es de dos meses desde su adjudicación, y según manifestó el alcalde, con este proyecto se habrán invertido en la liberación de la Muralla alrededor de 2,5 millones de euros; y una vez ejecutado este derribo el siguiente proyecto es el de la Bajada de San Martín nº 2, "con el que habrán concluido los objetivos previstos por el Equipo de Gobierno municipal para este mandato sobre liberación de la Muralla".

 

Los últimos derribos se produjeron el pasado mes de agosto con los de dos edificios anexos situados en la calle Mesones, en pleno Casco Histórico de la capital del Duero y que dejó al descubierto lo que en tiempos fue el Palacio de Doña Urraca, donde actualmente se sitúa la Concejalía de Turismo y Comercio. En tres años, el equipo de Gobierno ha conseguido echar abajo los números 19, 31 y 37 de la Feria y los dos derribados en la calle Mesones.