Pablo Fernández sale de su reunión con Mañueco convencido de que "no hay nadie al volante" de la Junta

Óscar Jiménez (izquierda), Secretario General de Podemos en Ávila. (Foto: archivo)

Fernández cree que no hay nadie al volante de Castilla y León por un presidente "avestruz" y un vicepresidente youtuber. Cree que no habrá pactos de Comunidad porque el PSOE no quiere.

El portavoz del Grupo Mixto, el procurador de Podemos-Equo, Pablo Fernández, ha advertido de que en estos momentos no hay nadie al volante de Castilla y León como consecuencia de un gobierno en bicefalia en el que el presidente, el 'popular' Alfonso Fernández Mañueco, se comporta como una avestruz y mantiene la cabeza escondida bajo tierra mientras que su vicepresidente, Francisco Igea, de Ciudadanos, ha optado por opositar para ser youtuber o influencer.

 

Esta es la principal conclusión que ha obtenido Fernández de su reunión institucional con el presidente de la Junta al que ha acusado de no haber puesto sobre la mesa los verdaderos problemas que sufren los castellanoleoneses, en referencia, por ejemplo al repunte de la tasa de pobreza en Castilla y León con 469.000 personas en riesgo de exclusión.

 

"Están más interesados en el circo, en el espectáculo y en tuitear", ha afeado al secretario regional de Podemos para quien la actitud de Fernández Mañueco y de Igea son un ejemplo de la "antipolítica" que, en su opinión, impera en estos momentos mientras quedan fuera del debate político la necesaria puesta en marcha de medidas para acabar con los problemas reales de la gente y para hacer avanzar a Castilla y León.

 

En este sentido, Pablo Fernández ha garantizado que su formación será responsable con los intereses de Castilla y León y se ha mostrado "proclive" a alcanzar acuerdos importantes de Comunidad, con una referencia expresa a la financiación autonómica, si bien ha augurado que a lo largo de esta legislatura no se alcanzará ningún pacto porque no es partidario.

 

Dicho esto, ha advertido también del "sistemático incumplimiento" de los pactos por parte del PP, al que ha "conminado" a cumplir ya el acuerdo para implantar las 35 horas semanales para los empleados públicos y al que ha achacado la paralización del plan de reindustrialización. "No hay excusas", ha advertido en concreto respecto a las 35 horas semanales tras conocer la voluntad del presidente de que sea una realidad "en algún momento de la historia", en palabras de Fernández.

 

Fernández ha trasladado al presidente de la Junta su preocupación por la "lacerante" e "intolerable" destrucción de autónomos en Castilla y León, 3.101 menos en un año y 855 menos en el último mes, y ha insistido "encarecidamente" el jefe del Ejecutivo regional en una apuesta por fortalecer el I+D+i para evitar la involución de la Comunidad.

 

El líder de Podemos ha rechazado también la nueva comisión de expertos que va a crear la Junta para analizar el problema de la despoblación cuando, en su opinión, "ya está claro" y sólo necesita la puesta en marcha de políticas y de medidas eficaces de un Gobierno que prefiere estar "al twitter", según ha reiterado.

 

"Ni lo hacen ni lo van a hacer porque no tienen competencia para ello", ha sentenciado Fernández que ha ironizado sobre que ha tenido que ser él el encargado de sacar temas al presidente de la Junta al que ha afeado de haber dado "la callada por respuesta" al problema real de la pobreza, al que el procurador de Podemos ha sumado otros como la brecha salarial, el deterioro de la sanidad o los desequilibrios territoriales.

 

Fernández ha advertido a este respecto al presidente de la Junta de que el Gobierno bipartito entre PP y Cs no se puede "camuflar" ni "escudar" en los problemas de financiación autonómica "el bálsamo de fierabrás" que, según ha augurado, no se va a solucionar ni a corto ni a medio plazo, por lo que ha reclamado más recursos, proyectos y planes propios para implementar medidas que solucionen los problemas de Castilla y León.

 

Dicho esto, Fernández ha garantizado que la formación morada se mantiene en el acuerdo de comunidad suscrito al inicio de la anterior legislatura para pedir más fondos para Castilla y León.