Pastor recoge el guante de la A-11 pero no se compromete con fechas

La ministra Ana Pastor, en su visita a Zamora.

Finalizadas las autovía y la alta velocidad en la provincia, la A-11 se convierte en el próximo gran objetivo. La ministra reconoce que es un proyecto muy demandado y de interés, pero lo emplaza a más adelante.

La visita de la ministra de Fomento a Zamora ha dejado claro que dos de las infraestructuras más esperadas de los últimos años están en su recta final. La A-66 entre Zamora y Benavente entrará en servicio en mayo y pondrá fin a más de una década de espera para terminar el único tramo de la Ruta de la Plata que todavía no es autovía. Y la alta velocidad, que ya llega con los Alvia, se beneficiará de una gran mejora con la finalización de la línea férrea y la posible entrada en juego de los trenes AVE.

 

Así que de un plumazo la provincia da dos grandes pasos adelante, pero todavía hay cuestiones que reivindicar. En primera línea está la ejecución de la autovía hacia Portugal, la A-11, que recibe importantes inversiones este año en otras provincias, pero que todavía no ha tenido su momento en Zamora a pesar de las reivindicaciones. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha reconocido que la autovía hacia Portugal sería un proyecto importante y muy demandado y ha emplazado a más adelante.

 

La postura de Pastor es la habitual: la ministra no es amigo de pillarse los dedos con fechas. La crisis económica, la reducción del presupuesto disponible y las dificultades en las obras le han enseñado a no ser muy explícita con los plazos. Así ha ocurrido con la alta velocidad Madrid-Galicia: no se ha bajado de una promesa genérica, la de tener todo terminado en 2018, a pesar de las dudas sobre avances, doble o simple línea, retrasos...

 

La Autovía del Duero es una de las grandes beneficiadas por los presupuestos generales del Estado para 2015 con partidas para la puesta en marcha buena parte de los tramos que están pendientes de esta conexión que debe unir Soria con la frontera portuguesa. Entre las actuaciones, las previstas para los tramos sorianos y para otros en Burgos y Valladolid. Suman casi 26 millones de euros entre todos.

 

En el caso de Zamora, cuatro tramos reciben pequeñas cantidades para estudios y su año será 2016En la proyección de presupuestos para ese ejercicio el Estado prevé partidas por 2,5 millones de euros para sacar adelante los cuatro tramos previstos en Zamora de la A-11: Ronda Norte Zamora-Ricobayo, Ricobayo-Fonfría, Fonfría-Alcañices y Alcañices-Frontera con Portugal. 

 

Su reactivación es una noticia importante para las conexiones de Zamora con Portugal. La A-11 enlazará en la frontera portuguesa con la IP4, la autovía que une Bragança y Oporto y que también ha recibido un impulso con la inversión para terminar el túnel de Marâo. El Gobierno luso ha decidido invertir 173 millones de euros para terminar este túnel, que tuvo que dejar en suspenso por la crisis económica; ahora la infraestructura está entre las prioridades para gastar fondos europeos. Esta decisión permitirá terminar el tramo de la IP4 entre Vila Real y Amarante y acortar de manera sensible el tiempo de viaje entre Zamora y la capital del Norte portugués.