Pau Gasol, 20 años disfrutando del baloncesto

Pau Gasol

El mejor jugador español de baloncesto de la historia cumple 20 años en la élite, con una exitosa y dilatada carrera en la NBA.

Pau Gasol está este jueves de aniversario al cumplirse 20 años de su debut en la ACB con el FC Barcelona, una fecha histórica por ser el punto de partida y de despegue de 'ET' hacia, tras machacar la Liga y la Copa, una NBA donde es el español más laureado con dos anillos de campeón.    

 

La carrera de Pau Gasol, espejo en el que deberían mirarse todos aquellos jóvenes que quieran jugar al baloncesto, tuvo trabas y trampas en sus inicios. Fue de Sant Boi a Cornellà, antes de llegar a la base del Barça y al primer equipo gracias a Joan Montes, donde no tuvo un debut fácil.    

 

El 17 de enero de 1999, en el Pabellón Universitario V Centenario de Cáceres, el catalán, uno de los conocidos 'juniors de oro' que meses después haría historia con el título mundial ante los Estados Unidos, vio cómo le tocaba debutar siendo un chico del lial sin protagonismo en el primer equipo, en un partido perdido por un escandaloso 92-78. Estuvo 29 segundos en pista y su presencia fue anecdótica, sin nada que anotar en sus estadísticas.

 

Pero en los 20 años que han pasado desde aquel debut a este jueves, Gasol cambió la historia del baloncesto español y lo hizo con trabajo y grandes actuaciones. Su llegada al primer equipo fue lenta, con sólo 4 partidos en aquella temporada 1998/99, pero en la siguiente campaña, la primera con los mayores y con el tutelaje de un maestro como Aíto García Reneses, ya despuntó.   

 

   

 

Apenas registró 4,19 puntos de media en la Liga Regular en esa temporada 1999/00, junto a 2,61 rebotes, pero su constancia y el creer en el proyecto del Barça, aliados con la desdicha de un Rony Seikaly que debía ser la estrella del equipo y fue cortado en noviembre por indisciplina, le abrieron las puertas del Barça, de la NBA después y de la historia, en presente todavía.    

 

La temporada 2000/01 fue la de su explosión y consagración a la vez, todo tan rápido como él era en pista. Joven, atlético y delgado aunque ojo --según criterios de la NBA--, se comió las pistas con los 2,16 que le permitían dominar bajo los tableros, pero con la velocidad y agilidad de un alero. Gasol se fue a la mejor liga del mundo con la Liga ACB, la Copa del Rey y los dos 'MVP' de sendos torneos a su casa. Demasiada exposición para que la NBA no se jara en él.    

 

Pero antes de marcharse, el mayor de los hermanos Gasol dejó huella en la ACB. No sólo por los títulos, sino por sus registros e importancia a la hora de abrir las fronteras del baloncesto nacional, al que cambió por completo.    

 

Su primer escaparate fue sin duda en Málaga, antriona de la Copa del Rey en 2001. En los cuartos de nal el Barça ganó al Fuenlabrada (98-76) con 16 puntos y 8 rebotes del por entonces ala-pívot, y en las 'semis', el equipo catalán vapuleó al Valencia (69-95) con 13 puntos y 5 rebotes del pívot de Sant Boi.    

 

 

Fue en la nal, el 18 de marzo y ante el eterno rival Real Madrid, donde se cargó el equipo a sus espaldas y abrió ese libro dorado que sigue escribiendo, por mucho que ya tenga su autobiografía ('Bajo el aro') publicada. Con 25 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y un descomunal 39 de valoración fue la clave en el triunfo (80-77) del Barça y pese a los esfuerzos de un rival comandado por un incansable Alberto Herreros (25 puntos).    

 

Ya en el punto de mira desde entonces, maravillando a culés e incluso hasta rivales, Gasol demostró su ambición yendo a por todas, con el 'MVP' copero bajo el brazo, a por la Liga ACB. Y la ganó, llegando al 'playo' con el Barça líder (29-5) y unos promedios de 11,43 puntos (máximo de 20 en un partido), 5,2 rebotes o 1,1 tapones.    

 

Fue en la lucha por el título donde se consagró. Lideró al Barça, que contaba con jugadores de la talla de Sarunas Jasikevicius, Roberto Dueñas o un incipiente también a su gran amigo Juan Carlos Navarro, en un balance perfecto de nueve triunfos y ninguna derrota, superando a Valladolid, Unicaja y de nuevo Real Madrid en la gran nal.    

 

Jugó más de 27 minutos de media en ese 'playo', en los que logró un tope de 27 puntos -- en el tercer partido de seminales frente a Unicaja-- y una media de 15,66 puntos, 7,77 rebotes y 2,11 tapones en todo el cuadro. En la nal, en ese 3-0 contra el conjunto blanco, promedió 17 puntos, 9 rebotes y 3 tapones para ganarse con creces el 'MVP', la guinda al título.    

 

En verano, pese a tener buenas expectativas para el 'draft' de la NBA al que se apuntó, superó todas ellas cuando no sólo entró en el 'Top 10' que le permitía pagar su rescisión de contrato sino que fue elegido el número 3 por los Atlanta Hawks. Su camino se iría a Memphis Grizzlies, y de ahí a ganar dos anillos en los Lakers. Pero Pau, 20 años atrás, antes de ser 'ET' en la NBA como le apodó el fallecido Andrés Montes, abrió esa vía en Cáceres con 29 segundos de incierta gloria.