Peugeot 3008: marca la diferencia

El SUV compacto de la marca francesa apuesta por un diseño moderno, soluciones originales, un equipamiento de última generación y un comportamiento de primer nivel

Desde hace varios años, el mercado SUV está en plena expansión. En el segmento C europeo, que sigue siendo el más importante y el más diverso, las ventas de SUV se han multiplicado por 2,5 desde 2009, fecha de lanzamiento de la primera generación del Peugeot 3008. Actualmente, si se tienen en cuenta todos los segmentos, uno de cada diez vehículos en el Viejo Continente pertenece a la familia de los SUV.

 

Todos los fabricantes lo han entendido, respondiendo con una oferta mundial llena de propuestas y alternativas. Sin embargo, la experiencia de conducción de los SUV pocas veces está a la altura de estas aspiraciones. Con el nuevo Peugeot 3008, la marca francesa ya se ha posicionado con contundencia en el segmento C SUV con una propuesta deseable, digna de su mejor saber hacer y coherente con su estrategia de gama.

 

Bajo mi punto de vista, el Peugeot 3008 es uno de esos modelos que aportan un valor añadido para diferenciarse claramente de su feroz competencia. Detalles como el i-Cockpit, su sensación de ligereza al conducirlo, el diseño tanto de la carrocería y del exterior y su completo equipamiento tecnológico, terminan siendo determinantes.

 

ESTILO ORIGINAL Y DEPORTIVO

 

Su diseño exterior resulta original y moderno. Si optas por la versión deportiva GT Line, que es la que pude probar, encontrarás un aspecto aún más atractivo. Esta variante cuenta con un paragolpes delantero específico, faros full LED, rejilla de calandra GT, marcos y embellecedores de ventanillas en acero inoxidable y dobles cánulas de escape cromadas. Además, el acabado GT Line cuenta con llantas de aluminio de 18" bitono diamantadas mate y coquillas de los retrovisores en negro Perla Nacarado (cromados en el GT).

 

El interior del 3008 resulta muy agradable y acogedor gracias a su diseño y a sus diferentes materiales. El salpicadero, muy futurista, capta inmediatamente nuestra mirada. Lo mismo ocurre con el volante, que es aún más compacto y adopta un nuevo diseño que incorpora dos zonas planas para asegurar una mejor sujeción. Asimismo, libera, aún más, el campo visual y el espacio para las piernas del conductor.

 

La gran pantalla táctil de 8" actúa como una tablet situada en el centro del salpicadero. Incorpora tecnología capacitiva para lograr una mayor reactividad y un uso más práctico. La acompañan seis interruptores, que imitan a las teclas de un piano. Muy elegantes, permiten un acceso directo y permanente a las principales funciones de confort: radio, climatizador, navegador, parámetros del vehículo, telefonía y aplicaciones móviles.

 

La instrumentación elevada es una lámina digital de alta resolución de 12,3", con unos gráficos futuristas. Totalmente personalizable, este cuadro de instrumentos reúne todo lo que el conductor necesita tener directamente en su campo visual. Sus cinco modos de visualización, accesibles desde un mando en el volante, permiten que el conductor construir un cuadro de instrumentos "a la carta". El modo "Personal", configurable desde la pantalla táctil, permite elegir entre un amplio abanico de datos, desde el navegador a las ayudas a la conducción, pasando por los parámetros del motor, el ordenador de a bordo, datos dinámicos, etc. La estética de cada configuración está realzada por unas animaciones y transiciones que se convierten en un placer para los ojos.

 

Pero el Peugeot 3008 no sólo es un coche en el que prima el diseño, también es tremendamente práctico. Su gran modularidad y su funcionalidad ingeniosa se han pensado para cumplir todas las expectativas y enfrentarse a todas las situaciones. Ante una carga poco habitual, la banqueta abatible 2/3-1/3 libera un suelo plano. Si se necesita compartimentar el maletero (520 litros) o hacer más fácil la carga o disfrutar al máximo de las actividades de ocio, el suelo corredero de dos posiciones permite optimizar fácilmente el volumen del maletero e, incluso, sentarse en él cómodamente y sin ensuciarse. Ante un objeto particularmente largo, la posición tableta del asiento del copiloto permite despejar espacio hasta alcanzar los 3 m de longitud. El apoyabrazos central de la banqueta trasera oculta una trampilla para esquíes en todas las versiones. Esta funcionalidad ingeniosa puede completarse con un portón manos libres, que permite, con un simple movimiento del pie bajo el paragolpes trasero, abrir o cerrar el portón motorizado.

 

PLATAFORMA MUY AVANZADA

 

Técnicamente, el 3008 es un coche muy trabajado en todos los aspectos. Como suele ser norma de la casa, la parte dinámica se ha cuidado especialmente para encontrarnos un coche con una sensación de ligereza sobresaliente, una eficacia en carretera a la altura de los mejores y una sensación de seguridad al volante que no está a la altura de cualquiera de sus rivales. El secreto está en la nueva plataforma EMP2, que ha permitido una reducción media de 100 Kg respecto a la generación anterior. Las distintas versiones del nuevo Peugeot 3008 debutan en la báscula, en orden de marcha, con 1.325 Kg en gasolina y 1.375 Kg en diésel. Unas cifras muy contenidas.

 

La versión que pudimos probar equipaba la modalidad 'Sport', que mejora el funcionamiento del coche para que sea más dinámico. Con este modo activado, la respuesta del acelerador resulta más reactivo, la dirección más firme, los balanceos de la carrocería están más contenidos y el cambio gestiona las velocidades con mucha más rapidez. Además, los altavoces emiten un sonido de motor artificial que consiguen un ambiente más deportivo en el interior.

 

UNA EFICIENTE GAMA DE MOTORES

 

La oferta mecánica está formada por dos motorizaciones de gasolina y otras dos diésel, en ambos casos de 130 y 180 CV. Adicionalmente, la gama se enriquece con una versión híbrida de gasolina de 300 CV que puede disponer de tracción integral. Este modelo, que pasa de 0 a 100 Km/h en 5,9 segundos, dispone de una capacidad de la batería es de 13.2 kWh, lo que asegura una autonomía de 59 kilómetros en modo 100% eléctrico, según el protocolo WLTP.

 

Nosotros hemos podido probar la versión más potente de gasolina (180 CV). Se trata de una motorización que destaca por su excelente rendimiento y prestaciones. Además, resulta muy agradable de usar por su respuesta progresiva a la vez que contundente en todo su margen de giro. Este motor está muy bien acompañado por una caja de cambios automática de ocho velocidades, la moderna EAT8 de convertidor de par. Su funcionamiento resulta impecable, y mejora aún más cuando activamos el modo 'Sport'. Con este ajuste, resulta tan rápida, que da la sensación de ser una transmisión de doble embrague.

 

El consumo de carburante nos ha parecido muy ajustado si tenemos en cuenta la potencia del motor y la masa del vehículo. Según nuestras mediciones, obtuvimos una media ponderada de 7,3 litros a los 100 kilómetros.

 

ARSENAL DE AYUDAS A LA CONDUCCIÓN

 

Entre todo lo que puede equipar el 3008, no falta un completo menú de ayudas a la conducción que resultan interesantes. Destaca el función de ayuda a los descensos, frenada automática de emergencia, alerta activa de cambio involuntario de carril (Active Safety Brake) y alerta de riesgo de colisión, encendido automático de las luces de carretera, reconocimiento de las señales de límite de velocidad, regulador de velocidad activo con función Stop, sistema activo de vigilancia de ángulo muerto y asistente de estacionamiento. También hay otros elementos de confort que son interesantes, como los asientos con masaje, techo panorámico, sistema Hi-Fi premium firmado por la firma francesa Focal y el sistema de climatización.

 

Los acabados Allure, GT Line y GT equipan de serie el sistema Peugeot Connect NAV. Ofrece una nueva generación de navegación 3D conectada, que puede gestionarse tanto por órdenes de voz o a través de la pantalla táctil. Su interfaz muestra el entorno con el máximo realismo. Con un simple movimiento en un mando del volante, su información puede pasar directamente de la pantalla táctil al cuadro de instrumentos digital, para una mayor legibilidad.

 

El nuevo Peugeot 3008 se puede ver y probar en Beycar, concesionario oficial de Peugeot en Valladolid situado en Av. Madrid, nº 22. El modelo de acceso se puede adquirir desde 26.550 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: