Polémica por los impuestos de la construcción del teatro Ramos Carrión

La zona destinada a centro de congresos del Ramos Carrión.

El Ayuntamiento asegura que la Diputación ha ido al juzgado para no pagar los 240.000 euros pendientes de los impuestos de la obra del teatro, pero la institución provincial dice que es la empresa constructora la que lo ha hecho.

El Ayuntamiento y la Diputación de Zamora han protagonizado este martes una nueva polémica por el Teatro Ramos Carrión, en este caso, por el pago del correspondiente impuesto municipal a la construcción que asciende a 246.000 euros.

 

Tras la Junta de Gobierno el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, dio a conocer una comunicación de la Diputación Provincial sobre la reclamación judicial de la exención del impuesto de construcción del Teatro Ramos Carrión, tras haberse desestimado el recurso de reposición por el pago de los 246.00 euros a que asciende el impuesto de construcción. El alcalde aseguró que, de acuerdo con los informes de los técnicos municipales, la construcción del teatro no entra en el supuesto de exención impositiva, por lo que se desestimó la reposición y que, en todo caso se estará a lo que determine el contencioso administrativo.

 

Posteriormente, la Diputación Provincial de Zamora ha negado haber realizado reclamación judicial alguna en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo al Ayuntamiento de Zamora en torno a la exención del pago del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras por la ejecución del proyecto de rehabilitación del Teatro Ramos Carrión. Desde la Institución han asegurado que "el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, miente al afirmar que la Diputación ha acudido a la vía judicial por esa cuestión, dado que es la UTE adjudicataria la que debe pagar el citado impuesto, tal y como se recogía en el pliego de condiciones por el que se adjudicaron y se ejecutaron las obras".

 

Por tanto, ha sido la citada UTE -han insistido- la que ha que ha interpuesto la reclamación al no estar de acuerdo con los criterios seguidos por el Ayuntamiento a la hora de aplicar el citado impuesto. Con todo, han afirmado que "Francisco Guarido deberá explicar a los zamoranos porqué ha pretendido un enfrentamiento con la Institución Provincial".

 

Finalmente, la Diputación ha exigido al alcalde de la capital una rectificación inmediata y que pida disculpas públicamente por haber creado una polémica innecesaria e inexistente, cuando los ciudadanos demandan lealtad en la colaboración institucional para dar solución a sus demandas y preocupaciones, independientemente del signo político de quien gobierne.