Polestar se lleva a China la fabricación de su deportivo eléctrico de altas prestaciones

Fabricación de una unidad de Polestar. Foto: EP

Polestar abre en Chengdu (China) su primera planta, que producirá 1.500 Polestar 1 en tres años.

La firma de automóviles deportivos Polestar, que fuera filial deportiva de Volvo, ha inaugurado en Chengdu (China) su primera planta de producción, que está previsto que fabrique 500 unidades anuales del modelo Polestar 1, con un total de 1.500 unidades en el primer ciclo de producción de tres años. La corporación destacó que la fabricación del Polestar 1 en Chendgu se completará más adelante con el inicio de la producción del Polestar 2 en la factoría de Luqiao, también en China, lo que está previsto que tenga lugar a principios del año que viene.

 

Polestar destaca que la construcción de su primera fábrica se ha ejecutado según el calendario previsto y que este centro fabricará desde antes de finales de año vehículos tanto para su comercialización en el mercado chino como para su exportación a otros países.

 

El Polestar 1 utiliza un sistema de propulsión híbrido eléctrico con una potencia de 600 caballos. La empresa destacó que el modelo será ensamblado por un personal que ha recibido una amplia formación y bajo estrictos criterios de calidad.

 

"Prometimos que tendríamos nuestra primera planta de producción construida en 2019, que entregaríamos los coches a los clientes este año y que haríamos las cosas de forma diferente, una vez más cumplimos nuestras promesas. Es un momento de gran orgullo para todo el equipo Polestar", aseguró el consejero delegado de la marca, Thomas Ingenlath.