Actualizado 09:13 CET Versión escritorio
Zamora

Portugal destrona a España del fútbol sala europeo

El cuadro español cae en la prórroga por un gol de Bruno Coelho.

Publicado el 10.02.2018

La selección española de fútbol sala no pudo defender su corona continental al caer (3-2) este sábado ante Portugal en la final de la Eurocopa de Eslovenia, después de remontar un tanto de Ricardinho en el primer minuto y perdonar hasta una prórroga que, con la estrella lusa fuera de pista por lesión, decidió Bruno Coelho en el último minuto con un doble penalti.

Portugal impidió la octava corona de su vecino, superando por primera vez a España en partido oficial para estrenar su palmarés. El cuadro luso comenzó mandando por medio de su estrella, un Ricardinho bien vigilado a partir de ese primer susto. La doble campeona del mundo creció sobre el Arena Stozice y dio la vuelta al marcador por medio de Marc Tolrá y Lin.

No logró sentenciar el cuadro de José Venancio López para verse de nuevo en una prórroga como en semifinales ante Kazajistán. La defensora del título alargó su dominio, con Paco Sedano cada vez menos exigido, mientras Portugal se quedaba los últimos cinco minutos sin el mejor jugador del mundo, en una acción con su compañero de Movistar Inter Pola. Con cinco faltas cada equipo, España reclamó en varias ocasiones esa opción de los 10 metros, pero fue la falta de Solano la que aprovechó Bruno para batir a Sedano.

Portugal se vengó de la final perdida en 2010 y lo hizo con su mago fuera de pista. Ricardinho se hizo notar ya en el primer minuto, cuando puso el 1-0 presionando, robando a Miguelín y fusilando a Sedano. Le tocó a España ir a remolque ante una Portugal agresiva, metida en el partido y dispuesta a poner fin al gafe contra el vecino, con una victoria amistosa en 2005 de 26 partidos. La defensora del título volvió a encontrarse un guion torcido.

Le costó a los de Venancio López generar peligro y romper la presión de la primera línea lusa. Coelho la tuvo también para los portugueses en otro robo arriba. Los cambios dieron otro aire a España y Lin rompió la línea rival mediado el primer tiempo para avisar al meta rival. Adolfo y Joselito estiraron a la doble campeona del mundo, para adueñarse del partido antes del descenso.

ESPAÑA REMONTA PERO NO REMATA

Ahí llegó el tanto sutil de Marc Tolrá, en una pared con Lin. España se puso seria en defensa y Portugal buscó sin suerte a Ricardinho, la llave para encender su ataque. En la reanudación, el cuadro español mantuvo la consigna de asegurar cada balón, fiabilidad mostrada durante todo el torneo, y controlar la magia de la estrella lusa. En ataque, Miguelín asumió galones.

El jugador de ElPozo fusiló a Sousa y, con la posesión, los de Venancio mantuvieron a raya a Portugal. De nuevo de menos a más, España encontró el desborde y el empuje que terminó con el tanto de Lin, solo en un saque de falta. Los chispazos de Ricardinho obligaron a Sedano a lucirse, pese al buen marcaje de Ortiz y Pola, conocedores de la magia de su compañero en Movistar Inter.

Jorge Braz lanzó a los suyos con portero-jugador y, en una combinación a un toque, Bruno Coelho puso las tablas a dos minutos del final. Los palos se cebaron con España y Portugal no renunció a seguir atacando, quizá más corto de combustible de cara a 10 minutos de prórroga. España dominó en el añadido, más si cabe con la lesión de Ricardinho. Bebe topó de nuevo con Sousa y el poste y Portugal encontró el resquicio para ser campeón, otra vez con Bruno Coelho.

 

Noticias relacionadas

COMENTARComentarios