Portugal piensa en la autovía Bragança-Sanabria que reforzaría la segunda parada zamorana del AVE
Cyl dots mini

Portugal piensa en la autovía Bragança-Sanabria que reforzaría la segunda parada zamorana del AVE

La asociación transfronteriza Eixo Atlántico solicita al primer ministro portugués, Antonio Costa, evaluar la autovía entre Bragança y Puebla de Sanabria, que pondría al norte portugués a sólo 25 minutos de la nueva estación del AVE.

El Gobierno de Portugal podría empezar a barajar una actuación en la conexión por autovía entre Bragança y Puebla de Sanabria, pendiente sólo de 15 kilómetros en el lado portugués y otros 15 en el lado español, que podría convertir a la estación zamorana en un punto de acceso de viajeros portugueses a la conexión Galicia-Madrid, lo que aumentaría su volumen de usuarios. Con la autovía terminada, las dos localidades estarían separadas por un viaje de sólo 25 minutos que pondría el AVE 'a tiro de piedra'.

 

El presidente del Eixo Atlantico, Ricardo Rio, acompañado del presidente de la Asamblea, Jose Maria Costa y del Secretario General, Xoan Vázquez Mao, mantuvieron este lunes un encuentro con el  Gobierno de Portugal en Vila Nova de Gaia en el contexto de la conferencias “As Vías do Noroeste” que organizaron la Câmara Municipal de Gaia y un medio de comunicación local. Dicho foro, donde participaba el Ministro de Planeamento e Infraestructuras de Portugal, Pedro Marques y el coordinador de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea, así como el Primer Ministro de Portugal, António Costa, posibilito un primer encuentro de los dirigentes del Eixo Atlántico con el ministro portugues y el primer ministro.

 

En este encuentro los responsables del Eixo Atlántico plantearon la situación de la conexión entre Vigo y Porto, y les pidieron que desbloquearan lo antes posible la apertura de los concursos que quedaron pendientes del anterior gobierno y a los que ya se habían comprometido en la Cumbre Ibérica. Asimismo, pidieron que contemplaran una conexión por carretera entre Bragança y Sanabria lo que solo supondría acometer por parte del gobierno portugués unos 15 km, ya que los restantes 15 km, serían asumidos por Castilla y León.

 

La importancia de esta conexión para Galicia es que contribuye a reforzar la masa crítica de las conexiones de alta velocidad entre Galicia y Madrid que de esta forma se convertiría en la alta velocidad para el nordeste Transmontano situando el AVE desde la estación de Sanabria a 25 minutos del centro de Bragança. Esto reforzaría el uso de esta parada cuando, a partir de 2018, esté completa la línea de alta velocidad Madrid-Galicia y podría convertir a la estación de Puebla en un punto de acceso preferente para usuarios portugueses.

 

El Ministro de Planeamento e Infraestruturas, Pedro Marques, comunicó a los dirigentes del Eixo Atlántico que era consciente de la importancia de la conexión Vigo-Porto a la que incluso hizo referencia como una prioridad, en su intervención. El Ministro les trasladó que un equipo de su ministerio estaba estudiando la situación del proceso y que en pocos días les podría dar una respuesta.

 

El Secretario General del Eixo Atlántico, Xoan Vázquez Mao, valoró la honestidad del Ministro ya que “no quiso decir lo que queríamos oir y luego no hacerlo, como sucedió con el anterior gobierno”. Prefirió remitirles a dentro de unos días cuando esté en condiciones de ofrecerles un punto de situación. Además de trasladarles su interés y disponibilidad al desarrollo de la obra, acordaron reunirse en Lisboa en el Ministerio en las próximas semanas y, en todo caso antes del 16 de febrero, fecha en la que el Eixo Atlántico celebra su asamblea anual, en Sta. Maria da Feira.

 

 

PLANES DE PORTUGAL

 

Por su parte, el Primer Ministro portugués, António Costa, transmitió, tanto a los representantes del Eixo Atlántico, como en su intervención en el foro, que tanto la linea ferroviaria del Norte entre Lisboa y Porto (actualmente 300 km que se recorre en 2 horas y 30 minutos, en un tren Alfa Pendular, similar al Alvia español) como la línea del Miño (Vigo-Porto), constituían prioridades para su gobierno.

 

Asimismo, ante los cerca de 300 asistentes al foro, António Costa anunció su intención de crear el Consejo Superior de Obras Públicas con la intención de separar las grandes infraestruturas de la confrontación política. Este nuevo organismo sería el que dictaminaría con carácter obligatorio sobre las grandes infraestruturas del país. Para ello contará con la participación de los agentes políticos, económicos y sociales, representantes de los ayuntamientos, las universidades y las asociaciones involucradas en éstas.