Premio para la polémica campaña del Ayuntamiento de Zamora que usaba chistes machistas

Cartel de la campaña que usa chistes machistas para denunciar la violencia de género.

La campaña, que generó numerosas reacciones, era una crítica a las expresiones machistas.

La campaña del Ayuntamiento de Zamora sobre la Violencia hacia las Mujeres, basada, en sentido crítico en chistes y expresiones machistas, ha sido elegida como ganadora en la categoría de publicidad exterior en el Festival Internacional de Publicidad Social, celebrado en Madrid. La campaña tuvo polémica en su día cuando aparecieron en las calles de Zamora carteles con chistes como '¿Qué hace una mujer fuera de la cocina? Turismo', lo que generó un importante revuelo. La campaña desató la polémica por la idoneidad del mensaje, aunque en todo momento quedada claro que no se hacía apología de este tipo de chistes, pero su solo uso había causado críticas generalizadas e incluso una postura conjunta en el Senado impulsada por Clara San Damián.

 

Un jurado compuesto, entre otros profesionales de la publicidad, por Lluis Bassat, Marta Llucià, Enrique González o Carmen Veiguela, seleccionó a esta campaña, que tuvo una notable repercusión en noviembre de 2017, como ganadora de la citada categoría en el evento celebrado el pasado viernes.

 

 

La campaña premiada fue diseñada y realizada por la agencia Touché para el Ayuntamiento de Zamora con motivo del Día internacional contra la violencia hacia las mujeres, el pasado 25 de noviembre. La iniciativa pretendía llamar la atención sobre el grado de aceptación de cada uno de nosotros hacia el machismo que, tarde o temprano, desemboca en casos de violencia más graves. Con ocho carteles colocados en diferentes mupis de la ciudad, la acción se convirtió en un éxito viral sin precedentes con repercusión en multitud de medios de comunicación, blogs y redes sociales.

 

Cientos de personas en todos los rincones de España manifestaron su apoyo o rechazo durante la semana que estuvo en la calle y, según ha recalcado el Ayuntamiento de la capital, se consiguió "el principal objetivo de la Concejalía de Igualdad poner sobre la mesa la violencia estructural hacia las mujeres y que se centrase el debate de una vez por todas".

 

Sus creadores se muestran agradecidos por este reconocimiento, pero consideran que "no podemos hablar de éxito cuando se trata de una asunto tan grave: cada año decenas de mujeres son asesinadas en nuestro país por violencia machista. Sí pensamos que la campaña sirvió para que los ciudadanos expresaran sus opiniones y pudiéramos dimensionar el machismo y el grado de aceptación de la sociedad. Que durante unos días se discutiera acerca de los chistes machistas y el acierto o no de utilizarlos cumplió con creces el objetivo de la concejalía. A fin de cuentas, es lo que busca la buena publicidad, ser efectiva".

 

Tanto en la Agencia Touché como la Concejalía de Igualdad siempre confiaron en la campaña con un concepto sólido detrás, tan contundente como molesto para buena parte de la sociedad que se vio reflejada en los carteles. "Dividimos la campaña en dos fases, la primera como teaser para captar la atención del público y la segunda para reforzar el mensaje y desmontar los argumentos contrarios. Que un jurado profesional apoye y valore nuestra campaña es un espaldarazo importante a una forma de trabajar y entender la comunicación. Estamos orgullosos de nuestro trabajo y de que la creatividad realizada en una ciudad como Zamora se muestre y se valore en un festival internacional como Publifestival. Más orgullosos, si cabe, de que un jurado con amplia experiencia y trayectoria nacional e internacional nos haya seleccionado".

 

La concejal de Igualdad, Laura Rivera considera que este reconocimiento viene a ratificar lo acertado que este tipo de la iniciativa frente a otras acciones más comunes y menos impactantes, y recuerda que la campaña, que toma como referencia los chistes machistas fue apoyada tras un profundo debate por el Consejo Municipal de la Mujer. Rivera recuerda que esos chistes dichos en una reunión de amigos hasta provocan la risa, pero colocados en los mupis en las calles de la ciudad, escandalizan por su dureza, por su crueldad y por su machismo. Y hay que recordar que tras miles de minutos de silencio, actos de repulsa, actos de conmemoración, concentraciones, campañas de concienciación amables o trágicas el año pasado se han asesinado a casi cincuenta mujeres y a diez niños", recordó Laura Rivera.