Presupuestos y Ministerio confirman que la N-122 seguirá como está hasta 2017

Habrá que esperar a 2017 para ver obras de autovía como las del tramo Zamora-Benavente.

El Congreso aprueba el proyecto de presupuestos sin los cambios que pedían más inversión para desdoblar los tres tramos zamoranos. El PP se ha movido pero solo ha logrado arrancar el compromiso de terminar estudios en 2016 y empezar las obras al año siguiente.

Los muchos accidentes de los últimos meses han terminado por confirmar que hace mucho tiempo que los tres tramos zamoranos de la N-122 tendrían que haberse convertido en autovía. Eso es algo que han pedido todos los responsables públicos, de todos los colores políticos, pero que no ha experimentado avances en los últimos años, a pesar de que su presencia en los presupuestos del Estado ha sido constante. Pero nunca llegaba el año de su despegue.

 

Hace un par de ejercicios, en plena fiebre de la inversión en la alta velocidad y el AVE, ya se apuntó que 2016 podía ser el año de convertir la N-122 en A-11 también en Zamora. Sin embargo, a la hora de la verdad el proyecto de presupuestos del Estado para el año que viene ha consignado cantidades no simbólicas, pero que están previstas solo para los estudios previos. Hay 1,8 millones en total, 1,3 para el último tramo, el que une Alcañices con la frontera portuguesa. 2016 no será el año de la A-11, no todavía. Algo que generó una importante polémica y un intento de revertir la situación con alegaciones por parte del PSOE al articulado.

 

Sin embargo, la situación no ha variado nada. Esta semana se han aprobado los PGE para 2016 sin que se haya incluído ninguno de los artículos en los que se pedía más presupuesto. Esta petición ha sido víctima del plan del Gobierno para aprobar sus presupuestos sin grandes cambios aprovechando su mayoría; solo se han aceptado las modificaciones propuestas por el grupo popular, entre las que no había nada para la N-122. Eso retrasa los planes de inversión, al menos, hasta 2017.

 

Con la vía de los presupuestos agotada, el PP provincial se ha movido para arrancar algún compromiso adicional, pero la realidad es que la N-122 y sus tres tramos, incluido el de Alcañices, seguirán como están. Al menos, hasta 2017. La A-11 ha recibido una importante consignación de 44 millones de euros para tramos en Soria, Valladolid y Zamora, pero esto no ha dejado satisfecho a nadie. Y los primeros en expresarlo han sido parlamentarios del PP.

 

Las críticas no tardaron en llegar y eso obligó a actuar al PP zamorano. Primero Martínez Maíllo y después la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín Pozo, se han afanado por sacar algo más y pintar de otro color la realidad presupuestaria. Lo más que han logrado ambos ha sido un compromiso para aprovechar 2016 y asegurarse que los estudios están terminados y se pueden iniciar las licitaciones. Pero no será hasta 2017 que haya presupuesto para acometer el desdoblamiento de la N-122.