Primera gran final del Caja Rural - Virgen de la Concha en Valladolid

Imagen del equipo ante Usal La Antigua (Foto: CB Virgen de la Concha)

El duelo contra un rival directo puede meter a los zamoranos en la lucha por la permanencia en EBA.

Como si de una final se tratara. Así de importante es el encuentro que este sábado enfrentará al Caja Rural de Zamora y al Universidad de Valladolid en tierras pucelanas.

 

Un duelo contra un rival directo que puede meter de lleno a los pupilos de Nacho Domínguez en la lucha por la permanencia, toda vez que hasta un total de seis equipos se encuentran en una exigua diferencia de dos triunfos con respecto a la escuadra zamorana.

 

El choque se prevee intenso, igualado y de alta tensión, dada la importancia de los puntos en juego y poco tendrá que ver con el partido que les enfrentó en la Copa EBA durante la pretemporada y que se saldó con victoria zamorana por un escaso margen.

 

El UVA, después de certificar su descenso la pasada temporada, pudo recuperar la categoría perdida gracias a la ampliación producida dentro del grupo A. Mantiene la estructura del bloque de la anterior campaña y aunque no presenta grandes individualidades, es un conjunto aguerrido y luchador que nunca se da por vencido, sobre todo en su pista, en la que obtiene los mejores registros de victorias.

 

En la actualidad figura con dos victorias más que los zamoranos habiendo sido capaz de vencer en la complicadísima pista de Porriño hace un par de jornadas.

 

Javier González, Pedro Martínez y Alex Pescador son los estiletes ofensivos de un conjunto muy solidario, en donde prima el bloque por encima de las acciones individuales de sus hombres. Dirigidos con maestría por el experto Domingo Cano tratarán de alzarse con una victoria que se antoja transcendental vista la clasificación de este grupo A-B.

 

Por su parte, el conjunto zamorano, sabedor de dicha importancia, ha trabajado de manera intensa durante toda la semana y está plenamente concienciado en lograr su segundo triunfo consecutivo, lo que haría mirar al futuro con otros ojos después de su pésimo arranque. Bien es cierto que el juego desplegado por los aurinegros no les hacia merecedores de tal situación pero en deporte, lo que cuentan son las victorias y estás parecían resistirse. Una vez rota la mala racha, la moral de la plantilla ha crecido y ven el encuentro de este sábado como una gran oportunidad de seguir sumando y demostrando que su posición en la tabla no es acorde a lo demostrado hasta la fecha.

 

Salvo imprevisto, Nacho Domínguez podrá contar con todos sus efectivos de cara al encuentro, salvo la consabida baja de su capitán Juanma Robles, que continúa recuperándose del fuerte esguince que sufrió hace ya varias jornadas y que le tendrá apartado de las canchas hasta la vuelta del parón navideño.