Primera Semana Santa sin radares escondidos

Radar de carretera

Los radares fijos y móviles que operan en las carreteras zamoranas deben estar visibles en esta operación salida, la primera en la que se aplican los nuevos criterios de la DGT. Se instalarán prioritariamente en tramos de carretera nacional.

El pasado mes de febrero la DGT anunciaba un cambio drástico en una de sus competencias más criticadas: los radares. Sospechosos de una política recaudatoria por la que Tráfico los colocaba en autovías y escondía su ubicación para 'pillar' a cuantos más conductores, la directora general María Seguí rompía con esa 'leyenda negra' y anuciaba que, de manera inmediata, todos los radares iban a estar señalizados.

 

Aunque la medida se hizo efectiva a los pocos días, la que empieza este miércoles es la primera gran operación salida en la que los conductores van a poder tener a la vista los radares repartidos por la provincia. Según los últimos datos de la DGT, las carreteras de la provincia albergan 9 radares fijos: siete en tramos de autovía y dos en carreteras. Están instalados en cabinas, aunque algunas de ellas no tienen siempre aparato. Son inamovibles, con lo que no se ven afectados por otro de los cambios: la prioridad para las carreteras secundarias.

 

Según la DGT, el objetivo es instalar la mayoría de los radares operativos en las carreteras secundarias, escenario del 75% de los accidentes y víctimas mortales. Se trata de los radares que van montados en vehículos y que se colocan en los márgenes de las carreteras para poder controlar diversos tramos; en Zamora son, según los últimos datos de Tráfico, un total de siete que, desde ya, dejarán de esconderse y donde se vayan a colocar estarán visibles y señalizados.

 

Tráfico no publica sus ubicaciones, pero según Automovilistas Europeos Asociados se mueven en un total de 16 tramos; de ellos, once están en las autovías A-6, A-66 y A-52 y el resto, en las nacionales N-122 (uno) y N-630. Con el cambio de política, se concentrarán en las vías secundarias más peligrosas.

 

En los próximos meses se identificarán los 1.200 tramos de toda España en los que se van a instalar y funcionar de manera prioritaria los radares; en las provincias de Ávila, Segovia, Burgos, Valladolid, Cádiz, Asturias y León ya están elegidos. Cuando estén elegidos, se publicarán en la web. En el caso de la provincia de Zamora, y si el criterio es mejorar la seguridad, hay que tener en cuenta que la N-122 alberga los cuatro tramos más peligrosos de la provincia según el informe EuroRAP y que las N-525 y N-630 también concentran tramos en los que el riesgo de accidente es importante.

Documentos relacionados