Primeros trayectos completos para comprobar los nuevos 110 kilómetros de vía

El tren auscultador de Adif que comprueba las vías del nuevo tramo Zamora-Pedralba.

Adif comprueba con un tren auscultador la vía Zamora-Pedralba de la Pradería para la entrada de nuevos trenes.

Adif Alta Velocidad ha realizado esta pasada madrugada la primera auscultación geométrica en el tramo que corresponde a Zamora-Pedralba de la Pradería, dentro de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia. Se llevan a cabo así los primeros recorridos completos por el nuevo tramo, de 110 kilómetros de longitud. Esta prueba servirá para la entrada de otros trenes en vía.

 

El vehículo auscultador llegó a Zamora, procedente de Olmedo (Valladolid), por la vía en explotación y pasó directamente al tramo en pruebas Zamora-Pedralba de la Pradería, conectado a principios de enero. La primera auscultación se ha realizado en la vía 1 en todo su recorrido, desde bifurcación Bolón hasta Pedralba de la Pradería. Esta próxima noche el vehículo realizará la misma comprobación en el trayecto inverso por vía 2 y volverá a la base de Olmedo.

 

La auscultación geométrica de vía comprueba, de manera dinámica, la idoneidad de los diferentes parámetros de vía: nivelación, alineación, anchos, peraltes y alabeos, fundamentalmente. Estas comprobaciones son el paso previo a la entrada de otros trenes en vía para las siguientes fases de prueba.

 

El tramo Zamora-Pedralba de la Pradería ha sido sometido a la auscultación geométrica de vía mediante auscultador láser Plasser EM-SAT. Este vehículo ferroviario permite la auscultación geométrica continua de toda la línea, como complemento a los sistemas de comprobación empleados en la fase previa de obra mediante elementos manuales y topografía clásica.

 

Los resultados obtenidos por la lectura continua del vehículo auscultador son sometidos posteriormente a análisis, comprobación y corrección, en su caso. Una vez realizado este trabajo, el vehículo auscultador volverá a hacer una comprobación milimétrica hasta alcanzar la adecuada geometría de vía desde el punto de vista de la seguridad y el confort.

 

Además de esta auscultación geométrica, se realizarán otras pruebas previas a la puesta en servicio comercial del tramo: pruebas de auscultación de catenaria, pruebas de carga con trenes en las estructuras, pruebas de enclavamientos, pruebas del sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario ERTMS nivel 2 y pruebas de fiabilidad. Posteriormente, el operador (Renfe) se encargará de la formación de maquinistas.

 

Este tramo de alta velocidad, inscrito en la LAV Madrid-Galicia, parte de la estación de Zamora y tiene una longitud total de 110 kilómetros, con doble vía en ancho estándar (1.435 milímetros) en todo su recorrido. El tramo está diseñado para velocidades máximas de hasta 350 kilómetros por hora, con electrificación 2x25 kV 50 Hz en corriente alterna, sistemas de control de tráfico ERTMS N2 y Asfa, y sistema de comunicaciones móviles GSM-R.

 

El trazado incluye 14 viaductos, 9 túneles pérgolas, el PAET de Tábara (Zamora), la nueva estación de Sanabria, en la localidad de Otero de Sanabria (término municipal de Palacios de Sanabria), y un cambiador de ancho en Pedralba de la Pradería. Entre los puntos singulares del trazado destacan los viaductos sobre el río Tera (645 metros) y Puebla Este (756 metros), así como los túneles de Otero (1.144,46 metros) y Puebla (1.498,49 metros).