Probamos el nuevo Renault Arkana
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Probamos el nuevo Renault Arkana

Nuevo Renault Arkana.

Con un estilo más deportivo, la firma del rombo lanza al mercado un nuevo SUV para completar su actual oferta.

 

Con el lanzamiento del nuevo Arkana, un SUV de estilo coupé, Renault da un paso adelante para convertirse en el primer constructor generalista en ofrecer un SUV Coupé en estos mercados, un segmento reservado hasta hoy a las marcas premium. Esta novedosa propuesta complementa a los demás modelos de su gama compacta (Mégane, Kadjar y Scénic) y se focaliza en el excepcional crecimiento del mercado SUV, especialmente el del segmento C.

 

Con una amplia distancia al suelo (200 mm), una línea de cintura elevada y atlética, y generosos hombros, encaja a la perfección en el mundo de los SUV. La presencia de protecciones delanteras y traseras y de protecciones de los pasos de rueda refuerza esta impresión, mientras que la línea de techo inclinada y la superficie acristalada en curva dan lugar a un diseño ágil y esbelto que se extiende hasta el portón trasero resaltan su dinamismo y lo inscriben en el universo de los SUV coupés.

 

El Arkana se lanza en siete colores de carrocería: Blanco (opaco), Blanco Perla, Negro Sport, Gris Tornado, Azul Zanzíbar, Rojo Deseo y Naranja Valencia (exclusivo de la versión R.S. Line). Un techo negro opcional refuerza el aspecto dinámico del vehículo. Salvo el negro Sport, todos los colores son opcionales, y su precio, dependiendo del color y la versión elegida, puede variar entre los 260 y los 727 euros. Además, se ofrecen tres tipos de llanta de 17 y 18 pulgadas. Ambas medidas forman parte del equipamiento de serie.

 

PUESTO DE CONDUCCIÓN TECNOLÓGICO Y GENEROSA HABITABILIDAD

 

El habitáculo, sin ser exactamente el mismo, comparte muchos elementos con sus hermanos de gama, Clio y Captur. La posición al volante es buena, con unos asientos bien construidos que integran unos reposacabezas en forma de C que quedan cerca de la cabeza y que parecen inspirados que ofrece Volvo desde hace años en algunos de sus modelos. Atrás quedaron aquellos reposacabezas de tipo compás que tan buenos eran y que Renault ya no utiliza en su gama.

 

Nuestra unidad de pruebas disponía de un cuadro de instrumentos con visualización digital con una pantalla a color de 4,2; 7 o 10,2 pulgadas, junto a la pantalla central de 7 o 9,3 pulgadas. La resolución en ambos casos es muy buena. El sistema Easy Connect, que así es como Renault denomina este sistema multimedia, ofrece conectividad 4G permanente y servicios adicionales de socios como Google (buscador de direcciones) y TomTom (información sobre el tráfico y zonas de peligro). Todos los sistemas, desde control remoto del vehículo a la información del tráfico en tiempo real, pasando por la navegación puerta a puerta con envío del recorrido al vehículo, la localización del vehículo y el control remoto de puertas (próximamente), pretenden ofrecer una experiencia conectada tanto dentro como fuera del vehículo a través del smartphone.

 

Los pasajeros de la zona trasera disfrutan de amplios reposabrazos centrales extraíbles, dos tomas USB y aireadores regulables en el panel trasero de la consola central. La climatización automática incluye, en todas las versiones, un purificador de aire. En cuanto a habitabilidad se refiere, el Arkana está muy bien resuelto, pues gracias a sus 211 mm de espacio para las rodillas (el más amplio de su categoría) y a sus 305 mm de espacio para los pies y a la altura bajo techo en la parte trasera, de 862 mm, estamos ante un coche que aprovecha muy bien el espacio disponible.

 

El maletero, que tiene una capacidad de 513 litros (480 litros en la versión E-TECH Híbrida) y equipado con kit de reparación es otro de los puntos fuertes de este modelo. Además, cuenta con un falso piso que puede colocarse en la parte inferior para maximizar la capacidad de carga o en la parte superior para colocar más fácilmente objetos pesados. Con esta configuración, una vez abatido el respaldo de la banqueta trasera 2/3-1/3, se obtiene un piso plano.

 

UNA OFERTA HÍBRIDA ÚNICA EN EL SEGMENTO

 

El Renault Arkana únicamente se comercializa con versiones electrificadas, es decir, una microhíbrida y otra híbrida convencional. Todas están asociadas a una transmisión automática. Nosotros hemos conducido la versión de 140 CV que, a mi modo de ver, es la más recomendable de la gama por precio de adquisición. Para más adelante, concretamente para el cuarto trimestre de este año, llegará una opción más potente de 160 CV.

 

Esta versión microhíbrida está basada en la motorización de gasolina 4 cilindros turbocomprimida de inyección directa 1.3 TCe. La microhibridación se obtiene añadiendo un sistema alternador-motor de arranque acoplado a una batería de iones de litio de 12v que se encuentra debajo del asiento del pasajero delantero.

 

La microhibridación de 12v garantiza la regeneración de energía en las fases de desaceleración. Permite asimismo que el motor térmico se apague en las fases de frenado. El motor de arranque y la batería respaldan igualmente el motor en sus fases de mayor consumo de energía, al arrancar o al acelerar. La microhibridación permite reducir el consumo de carburante hasta en un 8 % y las emisiones de CO2 hasta en un 8,5 %, a la vez que ofrece mayor fluidez en el rearranque y un mejor confort de conducción.

 

Las prestaciones que ofrece esta motorización cumplen más que de sobra para una utilización normal en todo tipo de vías. Para un mayor nivel de confort, toda la gama dispone de una transmisión automática de doble embrague con 7 velocidades. No ofrece un funcionamiento muy deportivo, pero cumple con corrección.

 

El consumo resulta bastante moderado en líneas generales. En carretera, la cifra puede variar entre los 6,2 y los 6,8 litros a los 100 kilómetros, aproximadamente. Todo depende del tipo de conducción y de carretera. En ciudad, el gasto más o menos siempre se solía situar sobre los 7,4 litros.

 

El Renault Arkana utiliza la plataforma CMF-B, de sus hermanos de gama Clio y Captur. Pese a utilizar la misma base rodante, las dimensiones son ligeramente superiores a la de estos dos modelos. También es más largo que un Kadjar y que un Scénic de cinco plazas. Esta plataforma, que es de nueva generación, proporciona un buen nivel de confort y un comportamiento dinámico realmente bueno. 

 

En cuanto a ayudas a la conducción se refiere, como es habitual en todos los modelos de Renault, el Arkana es un coche muy avanzado. No faltan elementos como el regulador de velocidad adaptativo asociado al sistema Stop & Start, conmutador automático de las luces de carretera, frenada activa de emergencia, alerta de ángulo muerto, reconocimiento de señales de tráfico con aviso de exceso de velocidad, alerta de cambio de carril, asistente para el mantenimiento de trayectoria, cámara de estacionamiento 360º, detector de tráfico en la parte posterior y un completo sistema de aparcamiento que cuenta con sensores en la parte delantera, lateral y trasera.

 

Además de todo esto, el Arkana dispone de un Asistente de Conducción Semiautónoma que combina el regulador de velocidad adaptativo (con Stop & Start) con la asistencia de mantenimiento de carril que funciona incluso en curva (dentro de los límites del sistema). Regula la velocidad del coche de 0 a 160 km/h y mantiene las distancias de seguridad con los vehículos que le preceden a la vez que garantiza que este permanezca centrado en la vía. Especialmente útil en caso de tráfico denso, el asistente de conducción permite que Nuevo Arkana se pare y vuelva a arrancar de forma automática en un tiempo de tres segundos, sin acción por parte del conductor.

 

El nuevo Renault Clio ya está disponible en las concesiones oficiales de Renault Arroyo, Valladolid Automóvil y VASA. El modelo de acceso se puede adquirir desde 21.960 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: