Procesión de La Soledad: luto en el penúltimo día de la Semana Santa de Zamora

Las mujeres vestidas de luto alumbrarán a La Soledad este Sábado Santo en Zamora.

La Virgen de la Soledad será alumbrada mañana, Sábado Santo, por las mujeres de la cofradía zamorana del mismo nombre que ataviadas de negro riguroso procesionarán esta imagen a partir de las 20.00 horas. La procesión de la iglesia de San Juan, del siglo XIII, desde donde saldrá la talla de la Soledad. Esta procesión forma parte de la cofradía de Jesús Nazareno.

 

CALENDARIO, HORARIOS Y RECORRIDOS DE LAS PROCESIONES 2019

 

Su origen fue la llamada Cofradía de Señoras de la Soledad que trasladaba en 1869 una imagen de dicha Virgen la noche del Jueves Santo para encontrarse con la Congregación; y en la procesión que, desde 1886, con la imagen actual, se realizaba para llevarla desde la iglesia de la Concepción a la de San Juan de Puerta Nueva.

 

Este desfile recorre las céntricas calles de la capital zamorana y abre la marcha la banda de tambores y cornetas de la Cofradía titular, seguida de la cruz guía y el estandarte, así como una escuadra de la Policía Municipal que ostenta el título de escolta de honor.

 

El desfile partirá de San Juan para continuar por continuando por Plaza Mayor, Renova, Plaza Sagasta, Santa Clara, Alfonso IX, Plaza de Alemania, San Torcuato, Plaza Sagasta, Renova y Plaza Mayor donde se entonará la Salve, a continuación la Santísima Virgen de la Soledad efectuará su entrada en su Templo de salida.

 

Uno de los momentos más emotivos se produce cuando una vez concluida la procesión, la presidenta de la Sección de Damas hace una entrega simbólica de la imagen al máximo responsable de la Cofradía. La 'Virgen de la Soledad' es de tamaño natural, fue tallada en madera de pino por el imaginero zamorano Ramón Álvarez por encargo de Joaquín Muñiz Arribas que la donó a la Cofradía de Jesús Nazareno, saliendo por primera vez en 1886.

 

Es costumbre vestirla el Viernes Santo con manto de terciopelo negro bordado, túnica del mismo color y toca blanca, mientras que el Sábado Santo luce ajuar de tela que acentúa su realismo; su cabeza se toca con una sencilla corona de oro, plata, platino y piedras preciosas.