¿Qué hacer con la dispareunia en las relaciones de pareja?

“En etapas como la menopausia, con mucha atrofia genital y sequedad vaginal, afecta 50-80% de las mujeres. Es perfectamente tratable”.

La dispareunia o coito doloroso es un problema muy frecuente en algunas etapas de la vida, aunque a nivel general un 20% de mujeres la padecen. También pueden sufrirla los hombres, pero es más prevalente en las féminas.

 

“En etapas como la menopausia, con mucha atrofia genital y sequedad vaginal, afecta 50-80% de las mujeres. Es perfectamente tratable”, precisa la doctora María Ángeles Martínez Zamora, especialista ginecóloga del Hospital Clinic de Barcelona.

 

El dolor normalmente tiene lugar en la zona vaginal, según indica, aunque a veces se distingue al principio de la penetración, o ya cuando el coito profundo. También puede aparecer dolor en el bajo vientre, en la zona pélvica, y puede ser previo a la excitación sexual y tras las relaciones.

 

La ginecóloga explica que hay muchas causas, tanto orgánicas, como factores psicológicos o emocionales detrás de la dispareunia. En cuanto a las físicas, subraya que éstas dependen de la edad del paciente. “Y la más frecuente es la atrofia genital que se produce en la menopausia o en el postparto, así como en la lactancia materna, donde también hay sequedad vaginal, ante esa falta de estrógenos. Es tratable y transitorio, y mejora con el tratamiento”, recalca la doctora Martínez.

 

Otras causas que provocarían este dolor durante la relación sexual de la mujer podrían ser las infecciones genitales, tanto a nivel de vagina como a nivel interno, por ejemplo en una cicatrices después de un parto o de cirugía distinta; por una enfermedad como la endometriosis, que afecta a un 10% de las mujeres; por alteraciones en la piel en la zona vaginal.

 

Por otro lado, la especialista del Hospital Clinic de Barcelona apunta a pacientes que tienen una contractura anómala de los músculos de la zona pélvica, lo que se conoce como ‘vaginismo’, que también puede producir dolor, una patología que es menos frecuente que las anteriores, pero que se puede tratar con rehabilitación sin problema.

 

La doctora Martínez resalta que otras de las razones que lleva a ese dolor en las relaciones sexuales se encuentra en la toma de algunos fármacos como las píldoras anticonceptivas o tratamientos hormonales, que en algunas pacientes pueden ser causa de menos lubricación y de sequedad vaginal, que pueden provocar dolor en relaciones.

 

En cuanto a las razones psicológicas que generarían ese dolor en las relaciones sexuales, la doctora Martínez apunta principalmente al estrés o a alteraciones en la relación de pareja, que pueden producir molestias o dolor en las relaciones. “Además, estas contracciones en el suelo pélvico, el vaginismo, puede asociarse a la depresión y a la ansiedad, igualmente”, precisa la ginecóloga, por lo que, cuando se descartan todas las causas físicas sostiene que ha que pensar en los factores emocionales.

 

"Evidentemente, las relaciones sexuales no deben cursar con dolor, si hay dolor y molestia, repetida e intensa, hay que acudir al especialista, al médico de atención primaria, quien valorará las circunstancias”, señala.“ 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: