Cyl dots mini

Requejo y Príncipe de Asturias dicen 'adiós' a las baldosas sueltas y rotas

Los trabajadores del Plan Emplea rematan las aceras de Requejo tras arreglar las de Príncipe de Asturias y se centran en el mantenimiento de 15 colegios. También se ha hecho rebaje de aceras en pasos de peatones.

Los trabajadores del Plan Municipal de Empleo han estado realizando durante esta semana la reparación de las aceras de Príncipe de Asturias y la avenida de Requejo, y a partir de las semana próxima se centrarán fundamentalmente en los trabajos de reparación y mantenimiento en los colegios públicos, con el fin de que todas las instalaciones puedan estar perfectamente adecuadas antes del inicio del próximo curso escolar.

 

También a lo largo de la próxima semana se espera que concluyan los rebajes de aceras en una decena de pasos peatonales que se llevan a cabo en la carretera de la Hiniesta y calles adyacentes.

 

En el caso de Príncipe de Asturias las aceras están ya reparadas en su totalidad y en la avenida de Requejo ha concluido la actuación junto a los institutos, donde el trabajo ha sido especialmente intenso al tratarse de una zona de mucho tránsito, y falta por revisar solamente la acera izquierda del tramo entre la Marina y Cardenal Cisneros. En ambos casos además de la reparación de baldosas sueltas y reposición de las que se encontraban rotas o en mal estado, se han revisado los alcorques ya que en muchos casos son las raíces de los árboles las que provocan el levantamiento y deterioro de las aceras.

 

Respecto a los colegios públicos, en estos momentos están trabajando en los de la Candelaria y Sancho II, ayer mismo concluyeron la reparaciones en el de la Villarina y a partir de la próxima semana se acometerá en el resto de los edificios hasta revisar los 15 centros educativos de enseñanza infantil y primaria existentes en la capital. En estos casos los trabajos más habituales consisten en el arreglo de los desperfectos producidos durante el curso en los edificios, el pintado de paredes y fachadas, o la revisión de los espacios de juegos e instalaciones deportivas, con especial atención a que cumplan las condiciones de seguridad necesarias para evitar accidentes entre los estudiantes.