Reyes Maroto y Pilar del Olmo coinciden en que el sector del automóvil no peligra pero la ministra defiende su adaptación a la UE

E.P.

Garicano aboga por invertir en investigación para afrontar el futuro y Álvarez sí advierte ciertos riesgos, en el marco del debate desarrollado este miércoles en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Valladolid.     

La ministra de Industria, Reyes Maroto, y la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, han coincidido en que el sector del automóvil no peligra aunque, para la ministra, es necesario que la industria se adapte a los requerimientos de emisiones exigidos por la UE, mientras que la consejera ha culpado al Gobierno de cometer el "error" de poner fecha a la desaparición de los motores diesel.

 

Ambas se han pronunciado sobre este asunto en un debate organizado por la por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales sobre 'El cambio del modelo productivo en Castilla y León', en el que también han participado el responsable de Economía de Ciudadanos, Luis Garicano, y el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez.

 

Sobre este asunto, Garicano ha insistido en la necesidad de que se fomente la inversión en investigación para avanzar en la adaptación del sector automovilístico, mientras que Álvarez ha considerado que su situación se enmarca en un reto global de reducción de emisiones, contexto en el que, si no se logra una adaptación de las industrias éstas "sí están en riesgo".

 

La ministra de Industria ha insistido en que el sector de automóvil es uno de los más relevantes para Castilla y León, al tiempo que ha defendido la importancia de garantizar su "sostenibilidad" de cara al futuro. Así, ha abogado por "ser francos" y evitar el "ruido" que, a su juicio, se ha generado en toro al sector con el fin de garantizar el mantenimiento de las unidades productivas y del empleo.

 

"Se trata de un sector estratégico que necesita avanzar en una transición hacia nuevos modelos de movilidad", ha señalado Maroto, quien ha garantizado el trabajo realizado desde el Gobierno de Pedro Sánchez para que no haya cierres dentro de un sector que ha considerado "maduro", "comprometido" de bases "sólidas".

 

Por su parte, la consejera de Economía y Hacienda, tras recordar los acuerdos que se han cerrado desde la Junta con las industrias del automóvil como los tres planes industriales con Renault, los dos con Nissan y el de Iveco-Pegaso, ha asegurado no estar "preocupada" por posibles cierres porque el trabajo de la Junta "asegura" su mantenimiento.

 

No obstante ha señalado que se desconoce el "futuro" y ha lamentado el "globo sonda" lanzado por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en torno al fin del diesel cuando, como ha explicado, el problema es el parque de coches antiguos porque los diesel que se fabrica actualmente se equipara en emisiones a los vehículos gasolina.

 

Para Del Olmo se debería enfocar el trabajo a facilitar la renovación de coches por otros más modernos y, por tanto, "menos contaminantes". "El error fue de Teresa Ribera al hablar de la desaparición del diesel en 2040 cuando en Castilla y León se fabrican 1,5 millones de motores diésel", ha asegurado.

 

Ante esta aseveración la ministra de Industria ha insistido en que el Marco Estratégico de Energía y Clima lo que marca son las exigencias sobre emisiones marcadas por la UE y ha eludido que ella se haya referido en algún momento al fin de los motores diesel.

 

Por su parte, el responsable de Economía de Ciudadanos, Luis Garicano, ha criticado al Gobierno central por generar "incertidumbres" y ha insistido en que "no se ha hecho bien" en el caso del sector del automóvil. "La automoción sufre incertidumbre, no se debe asustar a los consumidores", ha defendido.

 

Para Garicano el sector exige ahora más inversión en investigación para que las industrias puedan afrontar las exigencias en torno a las emisiones marcadas por la UE de cara al futuro.

 

El responsable de Podemos ha insistido en que la industria se enfrenta a un reto global que pasa con bajar las emisiones para evitar el calentamiento global, lo que, a su juicio, si podría "poner en riesgo" determinadas industrias.

 

LEGISLATURA DE "SENTAR BASES"

 

En el debate, la ministra de Industria ha defendido que el Gobierno de Pedro Sánchez ha avanzado en materia industrial en los últimos diez meses frente a los "recortes" de ocho años del ejecutivo de Mariano Rajoy. Así, ha señalado que su trabajo se ha centrado en avanzar en un "modelo inclusivo" que "no deje a nadie atrás".

 

Reyes Maroto ha considerado que desde su labor ha conseguido sentar las bases hacia un modelo en el que la industria gane peso, ya que actualmente, como ha destacado, se encuentra lejos de que suponga un peso del 20 por ciento del PIB.

 

Como desafíos ha abogado por impulsar más los recursos naturales para generar riqueza y empleo para avanzar además en una "fiscalidad verde".

 

Por su parte, la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León se ha referido a la adaptación de Castilla y León hacia nuevos modelos productivos y ha defendido que desde la Junta se ha trabajado por crear nuevos nichos de mercado con una tendencia clara hacia el sector industrial, "fundamental" para crear empleo de calidad.

 

Para Del Olmo la apertura de mercados es esencial y para ello se han "sentado las bases" de cara al futuro desde su labor de Gobierno con el fomento de las exportaciones, inversiones en I+D+i, la internacionalización, la digitalización y la ciberseguridad.

 

Así, la consejera ha citado como ejes a potenciar de cara al futuro la denominada "economía de plata" ante el envejecimiento de la población, la "economía circular" desde el aprovechamiento de residuos, y la "biotecnología".

 

El responsable de Economía de Ciudadanos ha lamentado, no obstante, que el Gobierno del PP en Castilla y León haya permitido que "Castilla y León se muera" con una gestión "anclada" en el pasado y basada en el "clientelismo".

 

Para Garicano el futuro se debe basar en tres fortalezas como son la innovación, la industria y la agroalimentación lejos de políticas de "gestos absurdos". "Hay que ser cuidadosos cuando se habla del futuro de la gente", ha aseverado.

 

Por último, el secretario de Economía de Podemos se ha centrado en la "precariedad" y en la "mala calidad" del empleo y ha abogado por trabajar en un modelo económico "sostenible" y de "justicia social" en el que "nadie quede atrás".