Ricobayo, lleno como nunca: mil hectómetros cúbicos que dan 'carpetazo' a la sequía

El embalse del Esla roza los mil hectómetros cúbicos y muestra un aspecto envidiable.

De casi seco a lleno como pocas veces. Así se puede describir el cambio radical que ha dado en cuestión de meses el embalse de Ricobayo-Esla, el más grande de abastecimiento de la provincia de Zamora, clave para la agricultura y todo un símbolo de la comarca de Tábara. Con su actual situación, cerca del millar de hectómetros cúbicos acumulados en su cuenca, se puede dar 'carpetazo' a la sequía, pero siempre recordando que este tipo de fenómenos van a ser, según los expertos, cada vez más frecuentes.

 

Entre las dos imágenes que mostramos aquí han pasado menos de nueve meses. La primera es de agosto de 2017, cuando el embalse estaba tan bajo que se podían ver las piedras en el fondo y los pilares del puente de la Estrella totalmente 'desnudos'.

 

 

La segunda, sobre estas líneas, ha sido tomada este día 1 de mayo desde el mismo lugar. Ya no se aprecian las piedras del fondo y los pilares están tapados por el agua hasta dejar al descubierto sólo su parte superior.

 

Lo que ahora predomina es una inmesa masa de agua que ha llenado la parte central del embalse, en el paso de la N-631 por este puente. Se acumulan ahora, según los datos de este mismo miércoles, 992,30 hm3, un 82,7% de su capacidad. A finales de abril, el día 30, ha rozado el millar de hectómetros cúbicos: se quedó en 999,10 de los 1.200 que capacidad total.

 

Para llegar a este punto, hay que recordar que a finales de 2017 estuvo con poco más de un centenar de hectómetros cúbicos y que, gracias a las lluvias y las nevadas que se han producido durante todo el invierno y la primavera, ha ido ganando en reservas progresivamente; en febrero ya subió a 300 hm3, en marzo llegó hasta el 60% de capacidad y ha sido en las últimas semanas cuando ha superado el 80% de su capacidad.

Noticias relacionadas