Ricobayo toca fondo a la espera de la lluvia y su situación llega incluso al Congreso

El puente de la Estrella, sobre el embalse del Esla, totalmente vacío en una imagen de octubre.

La sequía vacía el embalse del Esla, que está al 8% y en situación crítica si no llueve.

El embalse zamorano de Ricobayo-Esla es uno de los más damnificaciones por la extrema falta de lluvia de los últimos meses. En Zamora no ha caído ni una sola gota en todo septiembre y casi lo que llevamos de octubre, y hace meses que llueve mucho menos de lo que debería. El resultado es que este embalse, uno de los de mayor capacidad, toda una fuente de agua para la agricultura zamorana, está en uno de sus peores momentos.

 

Su nivel lleva cayendo semanas y ahora está casi en su situación más baja. Se encuentra a poco más del 8% con poco más de 104 hectómetros cúbicos según los datos de la CHD, y a la espera de lo que aporten las lluvias que se anuncian a partir de este martes. Está muy lejos de los 603,42 hm3 que tenía el año pasado a estas alturas. Y no es más que la sombra de un embalse que, lleno, alcanza los 1.200 hectómetros cúbicos. Su situación es la peor de todos los de la provincia, con el agravante de que es el que más capacidad tiene: Cernadilla está al 10,5%, pero Agavanzal, Valparaíso, Villalcampo o Castro está por encima del 75%, pero son mucho más pequeños.

 

Desde hace semanas, su situación genera imágenes impactantes. Lo primero que se vació fue el entorno del puente de la Estrella, que hace tiempo que muestra sus pilares totalmente desnudos: donde debería haber una gran superficie de agua sólo hay un pequeño cauce que ha dejado a la vista un puente interior cercano. También se ha vaciado el humedal de Montamarta, en la cola del embalse, que se puede cruzar a pie sin problemas. Y también es posible ver los restos de los vagones del accidente ferroviario de 1964 en el viaducto Martín Gil.

 

Ahora, la situación ha llegado incluso al Congreso, donde el grupo parlamentario Ciudadanos ha preguntado sobre las medidas que pretende adoptar el Gobierno para paliar las consecuencias de la sequía en el embalse. Algo que sólo la lluvia puede remediar.