Roales empieza a pagar por el servicio del agua y negocia el pago de la deuda con la capital

La alcaldesa de Roales y el alcalde de Zamora.

El Ayuntamiento de Roales paga la primera factura de 54.900 euros de los vertidos de enero y febrero y negocia una fórmula para pagar los 4,5 millones que acumuló de deuda.

El problema con los vertidos de Roales a la red de saneamiento y la depuradora de aguas residuales de Zamora ha iniciado ya la senda de normalización, y el compromiso alcanzado a finales de septiembre del pasado año entre los nuevos responsables municipales de las corporaciones de Zamora y Roales ha dado sus frutos, tras el abono ayer del primer recibo bimestral por importe de 54.916 euros correspondiente a los vertidos de los meses de enero y febrero.

 

Así lo ha informado la propia alcaldesa de Roales, Berna Miguel, en una comparecencia conjunta con el alcalde de Zamora tras la sesión de la Junta de Gobierno de este miércoles. Para Francisco Guarido es la muestra clara del compromiso para regularizar una situación que se prolonga desde hace once año en los que no se ha pagado nada y además se ha producido una daño considerable en la red de saneamiento y en la depuradora de Zamora debido a la carga contaminante de los vertidos.

 

Respecto a la deuda anterior, cifrada en más de 4,5 millones de euros, el alcalde reiteró el compromiso de llegar a u acuerdo extrajudicial concretando una cantidad que el consistorio de Roales pueda asumir y en unos plazos adecuados. La propia Berna Miguel manifestó su voluntad de alcanzar una regularización total de la situación, aunque reconoció que la deuda acumulada por la anterior corporación municipal supone una hipoteca muy importante para el consistorio de Roales. Y respecto a la carga contaminante reconoce que "lo hecho hasta ahora no se puede ya deshacer", pero aseguró que ya se están tomando las medidas para mejorar la situación con loa análisis aleatorios de vertidos, y que las propias empresas, a las que se ha requerido efectuar un control previo al vertido, se han mostrado dispuestas a la colaboración.

 

Aunque la alcaldesa reconoce que es un proceso que lleva todavía un tiempo, "teniendo en cuenta que las posibilidades técnicas y económicas del ayuntamiento de Roales son limitadas", ratifica el compromiso del ayuntamiento de regularizar la situación y de la empresas de mantener los controles de vertidos, "ya que el objetivo es que las empresas sigan funcionando y si puede haber nuevas empresas mejor".