Sacyl insiste en incluir la vacuna frente a meningitis B en el calendario oficial del SNS

Sáez Aguado ha reiterado que se prefiere que sea de manera consensuada y quieren resolver el problema actual de equidad que se plantea en la protección individual de los menores.

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha abogado de nuevo por incluir la vacuna frente a la meningitis B en el calendario común de vacunación del Sistema Nacional de Salud y cree que no debe ser un problema presupuestario.

 

Sáez Aguado, en una rueda de prensa para presentar la propuesta de Decreto Ley que presentará a la Junta para su aprobación sobre medidas urgentes en materia de sanidad, ha apelado a la necesidad de "consenso" a la hora de incluir esta vacuna en el calendario nacional y ha asegurado que prefiere que se acuerde en la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud que el que lo hagan individualmente las comunidades.

 

A este respecto, ha esgrimido dos razones, la primera de ellas que cada vez el serotipo B tiene más prevalencia en su circulación y se encuentra en el 50 por ciento de los casos diagnosticados.

 

Además considera que es un problema "de equidad", ya que se estima que el 60 por ciento de los menores están vacunados a través del sistema privado, pero entre el 40 por ciento restante hay diversas razones para que no haya vacunado, entre ellas de los recursos económicos, lo que se traduce en una "falta de equidad".

 

CRITERIO DE EFECTIVIDAD

 

Por ello, ha afirmado que continuarán trabajando para que se incluya la vacuna en el calendario común de vacunación, sin que ello deba suponer un problema presupuestario, ya que el gasto en vacunas en España es del 1,1 por ciento del gasto total en medicamentos.

 

Así, ha insistido en que no debe ser una cuestión presupuestaria la que determine su inclusión cuando médicamente es eficaz y en casos como el de la hepatitis C el sistema de salud "responde" y lo utiliza aunque no contara con presupuesto para afrontarlo, lo que supuso a Castilla y León supuso un gasto de 56 millones de euros y un endeudamiento.

 

A este respecto, ha afirmado que se da la paradoja de que en la asistencia sanitaria se incluyan nuevos medicamentos vinculados a su efectividad y el caso de las vacunas las comunidades autónomas o el Ministerio se "resistan" por una cuestión presupuestaria.

 

Sáez Aguado ha reiterado que se prefiere que sea de manera consensuada y quieren resolver el problema actual de equidad que se plantea en la protección individual de los menores que debe ser a cargo del Sistema Nacional de Salud y no de sus familias.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: