San Damián se resarce en las urnas del mal trago de las municipales

San Damián, flanqueada por Aurelio Tomás y José Luis González Prada, en las pasadas municipales.

Clara San Damián logra ser la candidata más votada al Senado en la provincia partiendo del número 2 y logra este domingo en la capital más votos de los que consiguió su candidatura para ser alcaldesa de Zamora.

Clara San Damián fue una de las grandes derrotadas de las últimas municipales. Su candidatura para ser la nueva alcaldesa de Zamora fue la más votada, sí, pero de manera claramente insuficiente; el resultado fue un pacto entre IU y PSOE para investir alcalde a Francisco Guarido y gobernar con holgura. El PP, muchos años en el Gobierno, volvía a la oposición.

 

Entonces San Damián se llevó el impotante voto de castigo al PP en la provincia y en todo el país. Aquellas fueron las primeras elecciones tras los años más duros de los recortes y la primera ocasión que los populares se sometían al escrutinio tras los importantes escándalos de corrupción. Dos circunstancias que se dejaron sentir de manera importante. Y si los populares alcanzaron su cénit en 2011 con 10,8 millones de votos, en las municipales casi no pasaron de los seis millones y perdieron elevadas cotas de poder y muchas capitales, entre ellas, Zamora.

 

Pero en esta ocasión San Damián ha salido bastante mejor parada. El PP, también en la provincia de Zamora, no ha logrado remontar de manera significativa y se ha consolidado el resultado de las municipales; al Congreso se han conseguido unos 2.000 votos más y al Senado se ha quedado parejo; se ha apuntado 44.746 en el cómputo de la provincia.

 

Otra cosa ha sido en la capital. Los populares han logrado 13.808 votos este domingo para su candidatura al Congreso, por los 10.420 de mayo sólo en la capital; y en el caso del Senado, San Damián se ha apuntado 12.921 votos, 2.500 más que hace unos meses cuando aspiró a la alcaldía. Además, ha sido de nuevo la candidata más votada, sólo que esta vez ha adelantado a su compañero de lista y número uno al Senado, Dioniso García Carnero. No hay que olvidar que en el Senado se eligen candidatos nominales, no una lista completa como en el Congreso; se puede votar a la persona y no sólo al partido.