Sánchez promete el cargo de presidente por su "conciencia y honor" sin Biblia y sin crucifijo

Pedro Sánchez, durante el acto de jura del cargo de presidente del Gobierno este 8 de enero de 2020.

Pedro Sánchez ya es presidente del Gobierno tras jurar su cargo, y lo ha hecho prescindiendo de algunos elementos como hizo en su primera investidura.

El recién investido presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido este miércoles su cargo ante el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela. Es el primer paso de una legislatura que se antoja muy compleja, ya que Sánchez forma el primer gobierno de coalición de la democracia española, el que forman PSOE y Unidas Podemos, que no cuentan además con mayoría suficiente para aprobar en solitario cuestiones como un nuevo presupuesto del Estado.


Sánchez ha cumplido con la fórmula de prometer por su "conciencia y honor" el compromiso de "cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros". Ha prometido su cargo ante el Rey Felipe VI y sobre un ejemplar de la Constitución española y, tal como hizo ha en junio de 2018, sin crucifijo ni Biblia.


Tras la lectura del real decreto de su nombramiento, Sánchez se ha acercado a la mesa donde estaba abierta la Constitución y, tras una inclinación de cabeza ante el jefe de Estado, ha pronunciado la fórmula de promesa posando su mano derecha junto a una Carta Magna abierta por el artículo 99, el relativo al proceso de investidura tras las elecciones.

 

El jefe del Estado recibió en audiencia a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que le ha comunicado la investidura de Sánchez por mayoría simple de los miembros de la Cámara Baja.  Después, el Rey firmaba el decreto de nombramiento de Sánchez y, una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), este podía acudir a Zarzuela para jurar o prometer su cargo, cosas que ha hecho esta mañana.


Es la segunda vez que Sánchez cumple con este trámite, por el que ya pasó en junio de 2018, tras la moción de censura que le llevó a la Moncloa. El líder socialista se convirtió entonces en el primer presidente del Gobierno de la democracia que prometía su cargo solo ante la Constitución, sin crucifijo ni Biblia.