Sánchez promete no aumentar los impuestos a "las clases medias" y sí a las rentas de más de 130.000 euros

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso para la sesión de investidura. Foto: EP

El presidente en funciones mantiene que derogará la reforma laboral porque hay consenso y dice que aprobará un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

El candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado, durante su intervención en el debate de investidura del Congreso que no aumentará los impuestos a "las clases medias" e incrementará los impuestos a las rentas superiores a las 130.000 euros anuales. También ha anunciado una nueva ley contra el fraude fiscal y la prohibición de que se puedan "aprobar amnistías fiscales".

 

El presidente en funciones y candidato a la investidura ha defendido ante el Congreso la necesidad de derogar la reforma laboral y ha asegurado que existe "consenso sobre las cuestiones que tienen que ser derogadas" sobre esta reforma y "una mayoría parlamentaria que pueda garantizar esas modificaciones".

 

Durante su discurso de investidura, Sánchez ha asegurado que su Gobierno "cree firmemente en el diálogo y en el acuerdo social", y que por ello propone "reconstruir consensos rotos" y derogar esta reforma aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012.

 

A renglón seguido, ha reiterado su voluntad de aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores "para afrontar los retos del siglo XXI" y ha encomendado al diálogo social tareas como "la simplificación y la reordenación" de las modalidades de contrato, el refuerzo de la causalidad de los despidos, eliminar el despido por absentismo laboral justificado y limitar la posibilidad de modificaciones unilaterales del contrato por parte de la empresa.

 

Así, durante su discurso de investidura este sábado en el Congreso, ha subrayado que la subida en el IRPF que prepara "únicamente" afectará a "la base general para contribuyentes con rentas superiores a 130.000 euros". En el Impuesto de Sociedades, ha informado que elevará el tipo mínimo efectivo a las grandes empresas.

 

Entre las medidas de carácter fiscal, ha señalado que introducirá "límites rigurosos" al pago en efectivo, prohibirá el software de doble uso, impulsará la Unidad de Control de grandes patrimonios y ejercerá "un mayor control" sobre las sicav. Asimismo, ha asegurado que su Gobierno revisará el régimen fiscal de cooperativas y sociedades laborales "de la economía social" para "recuperar la eficiencia tributaria en el fomento de este tipo de empresas".

 

El candidato a la investidura también ha avanzado que promoverá "la fiscalidad digital" --"tal y como demandan las recomendaciones de la UE", ha especificado--, aprobará la 'tasa Tobin' a las transacciones financieras y recurrirá a la fiscalidad para "apostar por un futuro 'verde'". En este sentido, ha afirmado que recurrirá a la misma con el fin de "desincentivar comportamientos nocivos para el medioambiente" con una "premisa clara": "Evitar que cualquier cambio normativo impacte sobre las clases medias y trabajadoras".

 

Sánchez ha asegurado a la Cámara que su Gobierno cumplirá sus "compromisos en materia de responsabilidad fiscal" con la Unión Europea "con sensatez en el gasto y con justicia fiscal" y ha apostado por "asegurar la eficiencia del ingreso" y ser "más vigilantes en el control del gasto".

 

Por otro lado, ha reiterado su voluntad de aprobar una Ley de medidas para la prevención y la lucha contra el fraude fiscal, con una Estrategia nacional "que refuerce los medios", actualice la lista de paraísos fiscales, "potencie la prevención mediante la lista de morosos" y prohíba la posibilidad de aplicar amnistías fiscales.

Noticias relacionadas