Se encadena dentro de la delegación de la Junta un padre para evitar el desahucio de su hijo discapacitado

Un hombre permanece encadenado en el interior de la sede de la Junta en Zamora desde la tarde de ayer como protesta ante un proceso de desahucio contra su hijo, que tiene una discapacidad del 97%. La administración regional le reclama 7.000 euros por haber percibido indebidamente una pensión, pero no es la que impulsa la expulsión de la vivienda.

Un hombre permanece encadenado en el interior de la sede de la Junta de Castilla y León en Zamora desde la tarde de ayer, cuando accedió al edificio y se ató a uno de los bancos del vestíbulo. La acción es, según el interesado, una protesta por el proceso de desahucio contra su hijo, que tiene una discapacidad del 97%.

 

El padre culpa a la Junta de Castilla y León en Zamora de querer expulsar a su hijo de una vivienda, aunque según fuentes de la delegación el proceso lo lleva la Tesorería General de la Seguridad Social. Según las mismas fuentes, el problema es que se le concedió una paga por discapacidad atendiendo a la solicitud hecha por su progenitor; sin embargo, este no reflejó en la declaración responsable de ingresos que percibía unos intereses por una indemnización, con lo que la declaración de ingresos no es válida. Al contrastar la Junta los datos que tenía de la solicitud de pensión con los datos de Hacienda, surgió la controversia, y al haber percibido la pensión de manera indebida, ahora se le reclama la devolución de lo cobrado, unos 7.000 euros.