Soraya Rodríguez precisa que no ha recibido "ninguna propuesta formal" de Ciudadanos y que pensará sobre su futuro

Soraya Rodríguez.

"Posiblemente tendría que haber dimitido antes" del fin de la legislatura, ha reconocido.

La exsecretaria de Estado de Cooperación Internacional y diputada del PSOE hasta el final de esta Legislatura, Soraya Rodríguez, ha señalado este jueves que ahora, tras abandonar el PSOE, pensará sobre su futuro y recalca que no ha tomado ninguna otra decisión, además de negar que haya recibido ninguna propuesta formal.

 

"Ayer tomé una decisión y no he tomado ninguna más. No tengo ninguna propuesta formal, ayer tomé la decisión de abandonar el PSOE y no tengo ninguna otra decisión, sí que voy a pensar sobre mi futuro", ha recalcado en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, tras ser preguntada sobre si ha recibido alguna propuesta para entrar en listas de Ciudadanos para las elecciones europeas.

 

No obstante, preguntada por si aceptaría ir con Ciudadanos o con el PP a unos próximos comicios, Rodríguez sólo ha negado con rotundidad la posibilidad del PP, y ha apuntado que la decisión de abandonar el PSOE ha sido "una decisión meditada y fruto de un proceso de dos largos años en los que ha habido profundos cambios en el partido, con procesos internos importantes, y con decisiones trascendentales".

 

Repreguntada por si ha recibido alguna oferta en firme por parte de Ciudadanos, ha señalado que no tiene ninguna propuesta, aunque ha matizado que está "indudablemente lo que sale en toda la prensa". "No he tomado la decisión, no sé qué hacer con mi futuro, vuelvo a mi vida privada, a mi profesión", ha comentado, para luego matizar que "merece la pena dar un paso hacia adelante" máxime después del acto de Vox en el Parlamento Europeo. En este sentido, ha comentado que "agrandar los extremos hace polarizar el centro", y opina que la salida de España del enorme reto territorial "está en el acuerdo".

 

LA SALIDA DEL PSOE


Rodríguez ha explicado además que "posiblemente tendría que haber dimitido antes" del fin de la legislatura, y ha indicado que ha manifestado siempre su desacuerdo, porque "un PSOE en minoría no podía llevar una investidura con los votos de los independentistas". "He mantenido mi posición para que mi partido pudiera cambiar en los órganos de dirección, y la he mantenido en el grupo parlamentario, (...) la moción fue absolutamente justificada, pero se convirtió en una mayoría de la moción para gobernar", ha lamentado.

 

En este punto, ha recordado que ella ha mantenido que no se podía hacer depender la gobernabilidad de los partidos independentistas, y ha abogado por que en los próximos cuatro años se recupere el clima de consenso entre las formaciones constitucionalistas frente al disenso imperante en la última legislatura.

Noticias relacionadas