Suzuki Swift 1.2L GLE: el utilitario que deberías comprar

Es la opción más atractiva dentro de su segmento, gracias a su brillante motor y extraordinario agrado de conducción.

La quinta generación del Suzuki Swift entra en escena con suficientes argumentos como colocarse en primera posición del segmento B. Gracias a sus avanzadas tecnologías de seguridad y una carrocería extremadamente ligera, el urbano japonés es un coche especial que te hará disfrutar de la conducción y de su uso en el día a día.

 

El diseño de su carrocería mantiene el atractivo de la anterior generación. Por ejemplo, las manillas de las puertas montadas en el pilar C y la iluminación LED, aportan un estilo muy deportivo al conjunto. Adicionalmente, y para ganar en personalidad, el utilitario de Suzuki ofrece una gama compuesta por siete colores exteriores y cuatro combinaciones bitono.

 

El su interior hay novedades muy interesantes, como la pantalla LCD de 4,2 pulgadas en el panel de la instrumentación y en la que se muestran informaciones sobre el estado y rendimiento del vehículo, como el reparto de par y fuerza G a la que se está sometiendo al vehículo durante la conducción. Además, el conductor también dispone de una pantalla táctil de 7 pulgadas que permite la conexión de un smartphone al sistema de audio por bluetooth y puerto USB compatible con MP3/WMA/ACC y una ranura para tarjetas SD. Permite el uso de aplicaciones del Smartphone a través de AppleCarPlay, AndroidAuto o MirrorLink.

 

Por lo demás, todo el habitáculo mantiene la sobriedad y las buenas hechuras del anterior modelo. A diferencia de otros rivales equivalentes, el Swift ofrece unos materiales de muy buen aspecto, agradables al tacto y perfectamente ensamblados. Pero por si fuera poco, todos los plásticos se pueden limpiar muy bien, manteniendo un aspecto que da la impresión que acusará muy bien el paso del tiempo.

 

También nos gustaría destacar los asientos delanteros, que son muy ergonómicos y acogedores. Comparado con otros vehículos de precio similar, los asientos del Swift plantean un mullido con la dureza ideal y un tapizado textil que resulta muy suave.

 

En términos de habitabilidad, este modelo ha mejorado todos los registros para situarse entre los mejores de su categoría. Respecto al anterior modelo, ahora la longitud la distancia entre ejes es 20 mm más larga, a pesar de que la longitud total del vehículo es 10 mm más corta. Por otro lado, para mejorar su aspecto deportivo, su comportamiento dinámico y su eficiencia aerodinámica –la resistencia al viento se ha reducido 8%-, el nuevo Swift es 15 mm más bajo y 40 mm más ancho.

 

El aumento de la batalla ha permitido que su maletero aumente su capacidad en 54 litros frente a la actual generación, ofreciendo un volumen de 265 litros que se pueden ampliar hasta los 579 litros en caso de abatir la fila posterior de asientos.

 

AGRADABLE, REFINADO, DELICIOSO Y DIVERTIDO

 

Cuando llega la hora de conducirlo, el Swift ya consigue conquistarte por completo. En este apartado, el modelo japonés es un vehículo soberbio, magnífico, sobresaliente y grandioso. Después de probar en profundidad todas sus alternativas, incluso las últimas que acaban de llegar al mercado, el Swift es el coche que más nos ha gustado y agradado a la hora de conducirlo. Para empezar, la marca con sede en Hamamatsu (Shizuoka), ha conseguido un motor de entrada a gama que está por encima de todos los de su clase. Se trata de una motorización atmosférica de 1.2 litros y cuatro cilindros que es capaz de entregar una potencia máxima de 90 CV. Con estas cifras, este pequeño motor es capaz de ofrecer unas prestaciones más que satisfactorias para movernos con total soltura por ciudad y carretera. Pero además de plantear un rendimiento más que aceptable, este motor hace gala de un refinamiento y suavidad que ninguno de los rivales equivalentes son capaces de alcanzar.

 

Pero además de conseguir un gran motor, Suzuki se ha preocupado en conseguir un agrado de conducción soberbio. Esto se percibe por lo bien ajustado que están el tacto y funcionamiento que ofrecen el acelerador, el embrague, el pedal del freno y el guiado del cambio. Todo está tarado para ofrecer el máximo refinamiento, suavidad y precisión.

 

El consumo de carburante es otra de las grandes virtudes de esta motorización. En ciudad, es muy fácil conseguir registros por debajo de los cinco litros a los 100 kilómetros practicando una conducción normal. Por tanto, podemos disfrutar del agrado de un buen motor de gasolina, pero con el consumo que ofrece una mecánica diésel moderna de potencia equivalente.

 

El Swift adopta una nueva plataforma que ha permitido conseguir una rigidez superior y un peso más ajustado. De hecho, el modelo de Suzuki solo pesa 840 kg, 120kg menos que su predecesor. Por su parte, la suspensión, que filtra a la perfección cualquier tipo de irregularidad, nos regala una calidad de rodadura que se sitúa muy por encima que la que puede llegar a ofrecer cualquiera de sus rivales o, incluso, modelos de un segmento superior.

 

Tampoco debemos olvidar la dirección que, además de ofrecer un tacto exquisito y preciso, ha mejorado su radio de giro en 0,4 metros menos para alcanzar los 4,8 metros.

 

La gama Swift es muy sencilla. Dispone de dos acabados: GLE y GLX. Ambas versiones destacan por un gran equipamiento de serie. Ya en la versión de acceso, GLE, conviene destacar el ordenador de a bordo, los asientos delanteros calefactables o la pantalla táctil. La versión GLX añade faros LED, función de navegación, control de velocidad adaptativo con limitador, climatizador automático y arranque sin llave.

 

Para completar la magnífica dotación de serie, el nuevo Swift puede equipar, por primera vez, un sistema de detección que combina una cámara monocular con un sensor laser que ofrecen funciones de seguridad como la frenada de emergencia autónoma, la alerta de cambio de carril y el asistente de luces de largo alcance. También utiliza el radar milimétrico en el control de velocidad adaptativo.

 

La versión que hemos podido probar, que es la más básica de toda la gama y que responde a la denominación 1.2L GLE, tiene un precio de salida muy competitivo que se sitúa en 15.040 euros. Esta cifra se puede rebajar considerablemente aplicando los 2.000 euros de descuento promocional ofrecido por la marca, 1.000 euros adiciones si se opta por un modelo de financiación para adquirirlo y otros 750 euros adicionales si se entrega un vehículo a cambio.

 

Puedes ver, conocer y probar el nuevo Swift en Suvisa (http://suvisa.redsuzuki.es/conocenos.cfm), Concesionario Oficial SUZUKI en Zaratán (Valladolid).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: