Suzuki Vitara 1.4 VVT 140 CV Edición Toro: japonés con sabor español

La firma nipona renueva su todoterreno de tamaño medio para seguir siendo una de las referencias del segmento B-SUV. Su motor de gasolina de 140 CV es excepcional.


 

El renovado Vitara acaba de llegar a Suvisa, concesionario oficial de Suzuki en Valladolid. Como en la anterior versión, los precios siguen siendo muy competitivos si se tiene en cuenta la calidad del producto. La versión más económica, que está asociada al acabado GL y al motor 1.0 litros VVT, está disponible desde 17.240 euros. Nosotros nos pusimos a los mandos de la versión más potente, que equipa un motor Boosterjet de 140 CV muy recomendable.

 

Respecto al anterior modelo, los cambios no han sido muy profundos. Ahora la parrilla delantera y los paragolpes disponen de embellecedores cromados, las ópticas traseras tienen un nuevo diseño y disponen de tecnología LED, y las llantas de aleación 17 pulgadas son de nueva factura. Al igual que su predecesor, se mantienen las amplias opciones de personalización, con una completa paleta de colores, combinaciones bitono, packs de accesorios, y detalles interiores y exteriores.
 

La unidad de pruebas que pudimos probar, estaba asociada a la edición especial 'Toro', que se diferencia por lucir elementos distintivos de la marca Osborne en los laterales del capó, en el portón trasero y en el salpicadero. Por lo demás, es una versión GLX con el techo panorámico como equipamiento de serie.
 

UN HABITÁCULO QUE GANA EN CALIDAD
 

Ahora el interior transmite una mayor sensación de calidad, gracias a la adopción de un material más blando en el salpicadero y una nueva tapicería de diseño mixto muy acogedora. La información que recibe el conductor también mejora con una nueva pantalla LCD a color de 4,2 pulgadas en el cuadro de mandos y con un renovado reloj central.
 

La capacidad de almacenaje del interior es más que correcta. Todos los compartimentos son muy prácticos y están muy buen ubicados, por lo que facilita mucho la facilidad de uso. Por su parte, el maletero, que tiene una capacidad de 375 litros, es muy aprovechable y accesible. El fondo del mismo se puede regular de dos alturas y, por debajo de éste, se encuentra el kit antipinchazos. Si se necesita mayor capacidad, los respaldos de los asientos posteriores, se puede abatir en proporción 60/40.
 

UN GRAN MOTOR DE GASOLINA
 

Con sus 140 CV y 220 Nm de par motor, encontramos un motor muy solvente en todo su margen de giro y con fuerza y prestaciones suficientes como para no encontrar limitaciones. Lo que más nos gusta de esta motorización es lo llena que está en cualquier régimen de giro, lo bien que responde en la parte baja del tacómetro y lo bien que empuja cuando decidimos ir en marchas largas a regímenes moderados, un funcionamiento que nos permite recuperar bien y no nos obliga a jugar en exceso con el cambio de seis velocidades.
 

Cuando iniciamos la marcha, el Vitara sigue destacando por ofrecer una excelente calidad de rodadura, que supera a la de coche más costosos y se sitúa como la mejor opción posible dentro de su categoría en este apartado. Pero si en carretera es un coche estable y muy confortable, cuando salimos del asfalto el Vitara es capaz de avanzar con éxito en las peores condiciones, gracias a su excelente motricidad y a sus amplios ángulos de ataque, ventral y salida.
 

El consumo de carburante resulta moderado. Según las mediciones que pudimos realizar, conseguimos un consumo mixto de 6,3 l/100 km, lo que es, bajo nuestro punto de vista, una cifra realmente brillante.

 

MÁS EQUIPAMIENTO PARA CONDUCIR CON MAYOR SEGURIDAD
 

El nuevo Suzuki Vitara suma al completo equipamiento de seguridad de serie de su predecesor numerosos elementos de vanguardia, completando un paquete único en el segmento de los SUV urbanos.
 

El nuevo modelo incorpora DSBS (Dual Sensor Brake Support), alerta cambio de carril, asistente cambio de carril y alerta antifatiga. Además, disfruta de tres sistemas que son novedad absoluta en Suzuki: reconocimiento de señales de tráfico, detección de ángulo muerto y alerta de tráfico posterior. Todo ello se suma al control predictivo de frenada con reconocimiento de peatones y al cruise control adaptativo.