Tábara aprueba una tasa disuasoria al transporte de purines para blindarse frente a las macrogranjas

Protesta por los proyectos de macrogranjas porcinas en Pozuelo de Tábara y Faramontanos.

El municipio aprueba una nueva ordenanza que graba con cantidades el transporte, almacenamiento o vertido, además de alejar posibles vertidos del casco urbano y buena parte del municipio.

El Ayuntamiento de Tábara ha aprobado una nueva ordenanza municipal que puede ejercer una función disuasoria para la implantación de macrogranjas en el municipio, en una zona donde son conocidos ya algunos proyectos que cuentan con la oposición de los vecinos. El pleno del municipio tabarés, gobernado en mayoría por el PSOE, ha sacado adelante una nueva tasa municipal que tiene entre sus objetivos grabar el transporte, vertido o acumulación de purines o estiércoles.

 

Así, la nueva ordenanza recoge que el almacenamiento de purines conllevará una tasa de 30 euros por metro cuadrado que se ocupe. El transporte tendrá una tasa de 20 euros por cada kilómetro que se circule con este producto por vías de titularidad municipal: se pagarán por kilómetro y vehículo de transporte. Además, estará prohibido circular con este tipo de mercancía una semana antes del 15 de agosto con motivo de las fiestas del pueblo.

 

En caso de vertido, solo se podrá hacer en terrenos agrícolas sembrados o que se vayan a sembrar en las semanas siguientes, hasta un máximo de tres meses, y siempre y cuando no haya previsión de lluvias.

 

Además, no se podrá almacenar ni verter purines o estiércoles en un perímetro de 2.500 metros alrededor de todo el casco urbano, mil metros alrededor de naves o corrales que estén dentro del término municipal, y tampoco en el entorno de monte público, caminos, zonas de interés como el área recreativa de La Folguera, cerca de captaciones de agua...