Toro, Benavente, Zamora y la Diputación recibirán 1,2 millones de euros para empleo

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, durante la presentación del plan de empleo.

La Junta de Castilla y León destina cantidades para los municipios de más de 5.000 habitantes de la provincia de Salamanca y la Diputación dentro del ambicioso plan de empleo en el que gastarán 57 millones de euros.

Juan Vicente Herrera ha presidido este 30 de marzo en Valladolid la firma de dos de las líneas del Plan de Empleo Local de Castilla y León 2016 con 58 ayuntamientos de más de 5.000 habitantes y las nueve diputaciones provinciales. La firma ha sido formalizada por la vicepresidenta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, y los responsables de las entidades locales. 

 

El primer programa suscrito con los municipios de más de 5.000 habitantes es el relativo a la contratación de personas en riesgo de exclusión social (perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía), dotado con un total de 10 millones de euros.

 

Con esta cuantía se prevé contratar aproximadamente a unas 1.000 personas en dicha situación para la realización de obras y servicios de interés general y social. La subvención asciende a 10.000 euros por contrato a jornada completa por un periodo de 180 días, siendo el importe máximo destinado por municipio de 1.500.000 euros. Los contratos han de formalizarse antes del 1 de mayo de 2016.

 

El crédito se distribuye en función de dos variables con el mismo peso en el cálculo: por una parte, se ha realizado en función de la media de parados registrados en el municipio durante 2015 y por otra parte, se hace un cálculo en relación con las personas dadas de alta en la localidad como beneficiarios de la Renta Garantizada de Ciudadanía.

 

En segundo lugar, se han firmado convenios con todas las diputaciones provinciales de la Comunidad para financiar los costes de la contratación de trabajadores en situación de desempleo, con el objetivo de realizar obras y servicios de interés general en materia de prevención de incendios, trabajos forestales y de mejora medioambiental.

 

En este caso la distribución de las cuantías subvencionadas se ha realizado con el criterio ponderado que ha resultado del cálculo basado en el 50 % en función de la tasa de paro de la provincia, el 25 % en función de la superficie forestal provincial y el 25 % restante en función del número de incendios provinciales en los últimos 5 años.

 

En el caso de Salamanca, estas dos líneas del Plan de Empleo Local significan 1.570.000 euros para los municipios de más de 5.000 habitantes y 400.000 euros para la Diputación provincial.

 

PLAN DE EMPLEO LOCAL EN ZAMORA:

 

Ayuntamiento de Benavente: 180.000 euros

Ayuntamiento de Toro: 60.000 euros

Ayuntamiento de Zamora: 490.000 euros

Diputación Provincial de Zamora: 450.000 euros.

 

Los destinatarios de estos contratos serán desempleados, dando prioridad a los colectivos siguientes: jóvenes menores de 35 años, preferentemente aquellos que no tengan cualificación; mayores de 45 años, especialmente aquellos que hayan agotado sus prestaciones y tengan cargas familiares, y, finalmente, los parados de larga y muy larga duración, con especial atención a los que hayan agotado prestaciones, y las personas en riesgo de exclusión social.

 

Sin embargo, se valorará la experiencia en trabajos de carácter forestal y medioambiental. Con esta línea se prevé apoyar la contratación de unos 330 trabajadores.

 

PROGRAMAS

 

Estos dos programas forman parte del Plan de Empleo Local 2016, que fue aprobado en el seno del Consejo del Diálogo Social en el mes de enero. Si bien en ese momento se acordó una cuantía global para este plan de 40 millones de euros (frente a los 30 de 2015), finalmente el montante total ascenderá a 57,56 millones de euros al incluirse los programas financiados con transferencias finalistas del Estado, fundamentalmente el programa mixto de Formación y Empleo, que cuenta con 12,7 millones de euros. Por lo tanto, el Plan de Empleo Local registrará un aumento del 19 % respecto a los 48,3 millones de euros destinados a los mismos fines en 2015, lo que en total permitirá crear entre 7.000 y 7.500 contratos de trabajo.

 

Hay que recordar que el Plan de Empleo Local forma parte de la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo que tiene una dotación prevista para el periodo 2016-2020 de 700 millones de euros, de los que 140 corresponden a este ejercicio 2016.

 

OBJETIVOS

 

El presidente de la Junta de Castilla y León ha señalado que tanto los programas que hoy se han firmado, como el conjunto del Plan de Empleo Local 2016, recogen tres grandes prioridades del Ejecutivo autonómico: la vocación de diálogo, la apuesta por el mundo local y la prioridad que se otorga al empleo. Como objetivos de este Plan, Herrera ha destacado el impuso del empleo cada vez de mayor calidad, que beneficie a colectivos específicos y que se trate de un empleo productivo y dinamizador de la economía local.

 

En relación al empleo de calidad, destaca como novedad la exigencia con carácter general de que los contratos que se realicen sean a jornada completa y por una duración mínima de 6 meses, para lo cual se incrementa al doble la subvención por cada contratación, pasando de 5.000 a 10.000 euros.

 

Respecto a los colectivos específicos, el Plan de Empleo Local 2016 incluye por primera vez a las personas en riesgo de exclusión social, además de mantener los contratos para personas con discapacidad, así como la prioridad que con carácter general se otorga a jóvenes menores de 35 años o parados de larga o muy larga duración. Herrera también se ha referido a la necesidad de que el empleo que se genere sea un empleo productivo y dinamizador de la economía local, algo que se incentivará con las convocatorias relativas a los servicios del sector forestal o al turístico, como dos importantes recursos autóctonos.

 

Estos tres factores unidos (empleo de calidad, empleo para colectivos específicos y empleo dinamizador de la economía local) explican la estrecha vinculación del Plan de Empleo Local a objetivos demográficos, de fijación de población y de aumento de las oportunidades en el medio rural. Objetivos que se relacionan, a su vez, con el de una mayor cohesión territorial, tanto para el medio rural, en general, como para determinados territorios con necesidades específicas, como es el caso de los municipios mineros de León y Palencia.