Tráfico actúa contra cuatro conductores por circular a más de 200 km/hora por carreteras zamoranas

Los radares de la DGT detectaron durante 2014 cuatro casos en los que los conductores circulaban con sus vehículos por encima de 200 km/hora, velocidad a partir de la que esta infracción se considera delito. Tres se produjeron en la A-52.

Pisar el acelerador más de la cuenta es una de las infracciones de tráfico que están tipificadas como delito en el Código Penal. Una vez se supera la velocidad marcada en 80 km/hora en vías interurbanas o 60 km/hora en vías urbanas, un exceso de velocidad pasa de la simple multa a algo más serio. Una frontera que se cruza varias veces cada año en las carreteras zamoranas.

 

La última fue hace unas semanas, cuando la Guardia Civil de Tráfico detectó en uno de sus radares a un vehículo que circulaba a 224 km/hora en un tramo de la A-52 a la altura de Santibáñez de Tera. Este caso fue el primero de 2015 y se suma a los cuatro que, según la jefatura provincial de tráfico, se produjeron durante 2014 en términos similares: circular a una velocidad tan excesiva que se convierte en delito. Circular por encima de 191 km/h en una carretera con límite de 120 km/h supone una multa de 600 euros, infracción muy grave y 6 puntos del carné.

 

Los casos detectados por Tráfico en Zamora tienen varios denominadores comunes. El primero, que se producen mayoritariamente en la A-52: tres de los de 2014 y este primero de 2015. El cuarto caso del año pasado se produjo en la A-11. También la juventud de los conductores, todos entre los 30 y los 40 años. Y las velocidades: todos por encima de los 220 km/hora, ampliamente por encima del punto en el que la infracción pasa a ser considerada delito penal.

 

Dos de los casos fueron protagonizados por conductores extranjeros, como el de enero de 2015 (un portugués en este caso); los infractores son imputados por un delito contra la seguridad vial y se inicia un procedimiento contra ellos que incluye la multa y la retirada del carné durante un período prolongado:  hasta cuatro años. Los detectados en Zamora fueron puestos a disposición judicial; los extranjeros tienen que pagar también la multa de manera inmediata.

 

La norma señala literalmente que “el que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”, explica. Según Tráfico, la mayoría intenta optar por los trabajos en beneficio de la comunidad, lo que les lleva directos a un curso de reeducación