Tráfico vigilará 39 tramos de las carreteras zamoranas para controlar los excesos de velocidad

La DGT anuncia los 39 tramos de la red viaria de la provincia en los que se pondrán los radares móviles y fijos de Tráfico. Será fundamentalmente en nacionales y secundarias, salvo los fijos que estarán en autovías. Los controles estarán a la vista para disuadir los excesos de velocidad.

La DGT sigue adelante con su nueva estrategia en materia de radares. Este jueves ha dado a conocer los 1.500 tramos de todo el país en los que colocará los cinemómetros para controlar los excesos de velocidad, un compromiso adquirido hace unas semanas por la directora, María Seguí, y que se hace efectivo justo el día en que empieza la primera operación salida del verano. En el caso de Zamora, son 39 tramos de autovía y carretera, pero casi todos van a estar en nacionales y secundarias, donde está demostrado que se producen la mayoría de accidentes y víctimas cada año.

 

La DGT ha publicado esta información en su web y se puede consultar en este link. Según Tráfico, son 39 los puntos donde habrá radares de manera habitual. Nueve de ellos corresponden a los radares fijos, colocados en cabinas, que hay por la provincia; estos están siete entre la A-6 y la A-52, y hay otros dos en nacionales. Pero es que además hay que sumar otros 29 tramos que van a centrar la vigilancia de los agentes de la agrupación de Tráfico. 

 

 

Esta treintena de tramos están repartidos por las principales carreteras nacionales y secundarias de la provincia. Se trata de la N-VI, la N-525, la N-610, la N-630, la N-631, la ZA-320... todas ellas carreteras con un alto índice de riesgo de accidente y que, por desgracia, concentran muchos de los siniestros con víctimas cada año. La N-122 alberga los cuatro tramos más peligrosos de la provincia según el informe EuroRAP y que las N-525 y N-630 también concentran tramos en los que el riesgo de accidente es importante.

 

Su objetivo será controlar los excesos de velocidad que, en conjunción con las condiciones de las carreteras secundarias, están detrás de buena parte de los accidentes más graves que cada año se producen en la provincia. Además, hay que tener en cuenta que la DGT llevará a cabo una campaña especial de control de velocidad la semana del 20 al 26 de julio.

 

RADARES A LA VISTA

 

Según los planes adelantados por la DGT, todos los radares móviles irán a las carreteras secundarias. Se trata de los que van montados en vehículos y que se colocan en los márgenes de las carreteras para poder controlar diversos tramos; en Zamora son, según los últimos datos de Tráfico, un total de siete. Además, y desde ya, dejarán de esconderse y donde se vayan a colocar estarán visibles y señalizados. Esto afecta fundamentalmente a los radares móviles, que van montados en coches, que van itinerando por la red de carreteras.